La economía británica cayó casi 20% y se hunde en su peor recesión

Economía

"Está claro que es la mayor recesión registrada", sostuvo un vocero de la Oficina de Estadísticas Nacionales. La economía británica es ahora un 21,8% más pequeña de lo que era a finales de 2019,

La economía del Reino Unido registró nuevamente una contracción récord del PBI del 19,8% entre abril y junio, debido al impacto de la pandemia de coronavirus, según cifras oficiales.

Esta es la mayor contracción trimestral en la economía británica desde que comenzaron los registros trimestrales en 1955, y marca el segundo descenso trimestral consecutivo, según informó la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS).

En comparación con el mismo trimestre del año anterior, la economía del Reino Unido cayó en un 21,5%.

"Está claro que el Reino Unido se encuentra en la mayor recesión registrada. Las últimas estimaciones muestran que la economía del Reino Unido es ahora un 21,8% más pequeña de lo que era a finales de 2019, lo que destaca el tamaño sin precedentes de esta contracción", dijo un portavoz del organismo.

Según la ONS, hubo caídas trimestrales récord en servicios, producción y construcción en el segundo trimestre de 2020, que han sido particularmente frecuentes en aquellas industrias que han estado más expuestas a las restricciones gubernamentales.

En general, la producción de servicios cayó un 21,3% acumulado en los primeros seis meses de este año.

La caída trimestral en el segundo trimestre de 2020 reflejó descensos en la gran mayoría de las industrias, en particular los servicios de alojamiento y alimentación, el comercio mayorista y minorista y la reparación de vehículos de motor, gastos de salud y trabajo social y las actividades de servicios administrativos. Estas industrias representaron casi la mitad de la contracción total de la producción de servicios en el segundo trimestre.

Por otro lado, el organismo informó que el gasto en los hogares registró una caída récord del 23,6% entre abril y junio, debido a que los consumidores estaban obligados a quedarse en sus domicilios por la cuarentena, por lo que los británicos aumentaron sus ahorros en lugar de gastar.

Esto hizo que la tasa de ahorro de los hogares se disparara a un máximo histórico del 29,1% en el segundo trimestre, contra el 9,6% en los primeros tres meses del año.

Por el impacto de la pandemia, el mercado laboral empeoró en julio, incluso con la reapertura gradual de la economía, llevando la pérdida total de empleos a casi 700.000.

Para mitigar el despido masivo, el Gobierno británico presentó la semana pasada en el Parlamento un nuevo plan de apoyo al empleo para reemplazar el actual esquema de subsidios, por el cual los empleados tanto privados como estatales recibieron de parte del Estado un pago por del 80% de su sueldo hasta un monto de 2.500 libras.

Bajo el nuevo esquema, que comenzará a aplicarse a partir de noviembre, las empresas podrán incorporar mayor flexibilidad al horario de sus empleados.

El Gobierno asumirá hasta un 22% del salario total, siempre que los trabajadores cumplan al menos un tercio de lo que lo que era su jornada habitual, mientras que el empresario asumirá el pago de las horas trabajadas y un tercio de las no trabajadas. En definitiva, el empleado podría terminar recibiendo un 77% de su sueldo completo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario