Reservas bajan u$s196 M y BCRA lo adjudica a los cambios en oro y yuan

Economía

El Central terminó el día en posición neutra. Desde el súper cepo se perdieron u$s1.657 M. Sigue el mal humor en los mercados.

Pese a las restricciones a la compra de dólar ahorro y al pago de deudas en divisa por parte de las empresas, el Banco Central no logra frenar el drenaje de reservas, que incluso se aceleró desde el súper cepo del 15 de septiembre. En el BCRA confían en que la caída del turismo emisivo permitirá que se recompongan las arcas de la entidad, pero los analistas privados desconfían que la situación mejore en tanto y en cuanto no haya drivers amigables para el mercado.

Ayer las reservas brutas cerraron en u$s40.838 millones, lo que indica una baja de u$s196 millones en relación al cierre del viernes, mientras que el derrumbe llega a los u$s1.657 si se toma como punto de partida el 15 de septiembre, día en que se instaló el súper cepo. Fuentes cercanas al Banco Central estimaron que parte de la caída registrada ayer está vinculada a la baja del oro (-1,73%) y del yuan, teniendo este último incidencia sobre el total por el swap con China. Y señalaron que el Central terminó el día en posición neutra, es decir, sin ser comprador ni vendedor neto de divisas.

El economista Martín Polo, añadió sobre la contundente caída de ayer: “Pudo tener que ver con que los depósitos en dólares venían cayendo y los encajes subían, por lo que los bancos estaban abasteciendo esa salida de depósitos con la plata que tenían en la caja, que no forma parte de los encajes. Quizás hayan tenido algún movimiento de caja para recomponer y hayan sacado plata de los encajes. También pudo haber un pago de deuda. Lo sabremos en los próximos días”.

Por otra parte, un informe del broker Portfolio Personal Inversiones advierte que las reservas de libre disponibilidad estarían en negativo por unos u$s1.100 millones. Aunque el mismo documento aclara: “Dependiendo de los pasivos que se deducen, podrían estar escasamente positivas en unos u$s2.000 millones”.

Para colmo, faltan aún cinco meses para que empiece la temporada alta de liquidación por exportaciones de soja. Sin embargo, en el Banco Central se aferran a la posibilidad de que los billetes verdes lleguen antes. Jorge Eduardo Carrera, miembro del directorio de la entidad, señaló en una entrevista en Radio Con Vos: “Los dólares suelen entrar entre marzo y agosto. Los dólares que entran en diciembre, enero y febrero por la cosecha de trigo normalmente se los lleva el turismo. Entonces, el BCRA prácticamente quedaba hecho en esos tres meses, porque no sobraba nada. Esta vez seguramente tengamos menos turismo al exterior, porque los precios son más realistas y hay una cuestión técnica que es la pandemia, por lo que me parece que no es tan lejos como marzo cuando se va a normalizar la llegada de dólares”.

Polo fue un tanto más escéptico que Carrera y señaló: “Pensar que esta situación se soluciona porque en marzo aparezca esa soja bendita y porque baje el turismo me parece algo que no se condice con lo que estaría pasando, es un manotazo de ahogado”.

Dólares mixtos

Mientras tanto, en el mercado cambiario hubo resultados mixtos durante la jornada de ayer. El blue bajó $1 y cerró en $166, mientras que el Contado con Liquidación subió $1,32 y terminó el día en $156,27. El liqui había llegado a un pico de $159,25 en la jornada, pero después de las 15:30 habría habido intervención oficial en el mercado de bonos para bajar la cotización, según se advirtió entre los operadores. El MEP también se movió al alza: subió $1,53 y finalizó en $144,95.

Entre las cotizaciones oficiales, el dólar mayorista avanzó $0,28 y se situó en $77,43, mientras que el dólar home banking alcanzó los $136,82, tras subir 30 centavos. De esta forma, la brecha entre el contado con liquidación y el mayorista llegó al 101,82%.

Desequilibrios

“La dinámica del tipo de cambio paralelo depende estrechamente de la política del Banco Central. Hoy el contado con liqui es el canal de salida de los pesos excedentes que hay en la economía a partir de programas de asistencia. Y no hay incentivos para revertir la situación. Si bien la suba de tasas y el seguimiento de la evolución de agregados monetarios van en la dirección correcta, falta intensidad y comunicación en esas medidas”, consignó Santiago Gambaro, economista de Analytica.

“Hoy el mercado no tiene en claro cuál es la política del BCRA para absorber los pesos excedentes, cuál es el target de agregados a seguir y aún no se ha plantado en el mercado paralelo con la munición pesada que implica subir la tasa e intervenir directamente vendiendo bonos del Tesoro en la plaza local”, añadió en su análisis Gambaro.

Juan Pablo Álvarez

Dejá tu comentario