"Se acabaron los días de crédito fácil y barato"

Economía

«Uno de los principales objetivos del Banco Central es la estabilidad de precios, que es lo que no estamos teniendo», consideró el ex ministro de Economía Roque Fernández, al evaluar el accionar del ente monetario para contener la inflación.

La declaración la formuló en un seminario de la Academia Nacional de Ciencias Económicas sobre las perturbaciones de los mercados financieros y la repercusión en la economía mundial y en la Argentina de la que participaron también Horas antes, Mario Blejer y Adolfo Diz.

Blejer afirmó que «los días del crédito fácil y barato se terminaron», por lo que la Argentina no está exenta de sufrir « problemas de financiamiento». Y de acuerdo con este diagnóstico recomendó al gobierno «hacer un esfuerzo para diferenciarse y demostrarles a los inversores que ofrecemos una buena oportunidad». Lo hizo organizado por el Banco de Córdoba frente a más de un centenar de banqueros y empresarios.

Para Adolfo Diz «la crisis de las hipotecas de alto riesgo puede prolongarse aunque no creo que se produzca un contagio ya que las economías se encuentran fortalecidas».

A continuación, algunos de los párrafos salientes de las exposiciones: de Blejer, Diz y Fernández frente a un grupo de estudiantes y economistas entre los que se encontraban Mario Teijeiro, Adolfo Sturzenegger, José Dagnino Pastore, Julio Olivera, Federico Caparrós Bosch y Alfredo Canavese.

ROQUE FERNANDEZ   


  • La inflación actual sucede porque se busca un tipo de cambio real muy alto con la compra de dólares y emitiendo deuda. Esta no es una buena política. No se da por causas internacionales sino de naturaleza local.

  • La crisis financiera ocurre porque existe mucha liquidez en el mercado. Cuando no hay mucha plata, un banquero selecciona a quién prestar y a quién no. En cambio, cuando el dinero es abundante, se tratan de crear nuevas vías para colocar esos fondos.

  • Los bancos centrales, como prestamistas de última instancia, agregaron liquidez al sistema en los meses pasados. Esto es un problema hacia el futuro pero no pensando en una recesión sino en la evolución de la inflación internacional.

  • Las recomendaciones para salir de la crisis actual son bastante parecidas a las del Consenso de Washington, con la diferencia de que en aquel momento fueron dirigidas a las economías emergentes mientras que ahora se las tendría que aplicar a los desarrollados.

  • Los países de la « periferia» tienen un fuerte superávit comercial, lo que significa un exceso de ahorro sobrela inversión que se dirigea los países del «centro». Fue así que, sumado a la abundante liquidez, esto se tradujo en una caída de la tasa de interés real.

    MARIO BLEJER   

  • La economía estadounidense crecerá menos por la crisis de las hipotecas, pero no caerá en recesión. En todo caso, pasará de un crecimiento mayor a 3% a un nivel de entre 1,5% y 1,9% este año y el próximo.

  • Una desaceleración en los Estados Unidos no debería afectar demasiado a los mercados emergentes, que ya demostraron que tienen su propia dinámica.

  • Lo que cambió en el contexto internacional es la selectividad que se podría traducir en problemas de financiamiento. Por eso, habrá que hacer bien los deberes para que la Argentina se vuelva más atractiva para invertir y más competitiva.

  • El paradigma mundial estuvo caracterizado hasta julio por un rápido crecimiento, baja inflación, altos precios de la energía y de las commodities y abundante oferta de crédito a bajo costo para los países emergentes. Este último aspecto es el que más cambió luego de la crisis hipotecaria en Estados Unidos.

  • La crisis que vivimos no es macroeconómica, sino financiera y de liquidez. Se trata de un problema de calidad del crédito, originado en los Estados Unidos.
  • Dejá tu comentario