Se redujo 52% stock deuda en dólares ley local de corto plazo

Economía

A través de distintos canjes voluntarios, la Secretaría de Finanzas logró reconvertir instrumentos denominados en dólares por u$s7.839 millones, que según cálculos del equipo que conduce Diego Bastourre "representó una reducción del 52,4% de la deuda pública de corto plazo en moneda extranjera con legislación argentina".

El Ministerio de Economía comenzó a recorrer este año un camino para vigorizar el mercado de instrumentos soberanos en moneda local y, en ese trayecto, buscó quitar peso relativo al endeudamiento en dólares, a contramano de lo que sucedió hasta 2019. A través de distintos canjes voluntarios, la Secretaría de Finanzas logró reconvertir instrumentos denominados en dólares por u$s7.839 millones, que según cálculos del equipo que conduce Diego Bastourre “representó una reducción del 52,4% de la deuda pública de corto plazo en moneda extranjera con legislación argentina”.

El punto de partida en el que Martín Guzmán inició su gestión, calcularon en Finanzas, daba que, del total de la deuda de corto plazo bajo ley local (con vencimiento dentro de los 12 meses), un 44% estaba nominada en dólares. Siete meses después, ese número cayó 17 puntos, ya que el endeudamiento en moneda extranjera representó el 27% de la deuda de corto plazo en julio. Del total reconvertido, alrededor de u$s 1.558 millones corresponden al Bono Dual AF20, u$s5.881 millones a Letes y u$s400 millones a Lelink.

Guzmán le dijo hace unas semanas a Ámbito que el objetivo de cambiar el perfil de la deuda hacia una mayor prevalencia de los títulos en moneda local “es generar instrumentos de ahorro y de financiamiento en pesos, y así lograr empezar a romper con la lógica dolarizadora que profundiza los desequilibrios estructurales del país”.

“La Argentina necesita recuperar su soberanía monetaria. Para acabar con el patrón de inestabilidad macroeconómica, de auges y caídas que por tanto tiempo ha caracterizado a nuestro país, necesitamos poder recuperar la confianza en nuestra moneda. Es un camino trabajoso y que requiere de esfuerzos persistentes, que toca recorrer si queremos tener una economía productiva y estable”, declaró Guzmán a mediados de junio.

Además de la pesificación de la deuda, otra de las claves de la estrategia financiera es alcanzar un equilibrio entre los rendimientos reales que busca el mercado y el nivel de tasa “sostenible” que está dispuesta a pagar la administración nacional. En julio, Guzmán y su equipo lograron una compresión de toda la curva de rendimientos en CER de 356 puntos básicos en promedio, aunque esto fue aún más marcado en el tramo medio (en el que la media de compresión llegó a 500 puntos básicos). “Esto evidencia la confianza sostenida del mercado en los instrumentos del Tesoro, a la vez que reduce ampliamente el costo de endeudamiento en el mercado local”, analizaron desde el equipo económico.

El test del éxito de este proceso de fortalecimiento de la curva de pesos se ve en los porcentajes de rolleo que consiguió Economía en las últimas licitaciones. En julio, el nivel de refinanciación fue del 119%, lo que le permitió conseguir financiamiento neto por $38.993 millones. Salvo por el resultado de febrero y junio, los porcentajes de refinanciación conseguidos durante el año crecieron de manera sostenida: partió de 58% en enero, 46% en febrero, 71% en marzo, 97% en abril, 137% en mayo, 92% en junio y 119% en julio.

“El nuevo financiamiento le permitió al Tesoro Nacional alargar el perfil de vencimientos a un plazo promedio ponderado de 6,6 meses, como resultado de la combinación de Letras y Bonos . Específicamente, entre el mes de junio y julio el valor emitido de Ledes se incrementó en 81,5% con una sustancial mejora en sus plazos, que crecieron un 80,8% (de 2,4 meses a 4,3 meses, promedio ponderado)”, detalló la Secretaría de Finanzas.

Dejá tu comentario