Sustituto del FMI castiga otra vez al gobierno de Kirchner

Economía

Tranquilamente podría haberse asignado al Fondo Monetario el informe que difundió ayer la Organización Mundial del Comercio. Pasó revista a la situación argentina, destacando aspectos ocultos hoy en una economía que crece a 8%. Las restricciones energéticas que asoman año tras año, los controles de precios y los impuestos -retenciones- a las exportaciones fueron centro de las críticas de este organismo internacional. ¿Saldrá hoy Néstor Kirchner a embestir contra la OMC?

Sorprendió ayer hasta al propio equipo económico la difusión de un crítico informe de la Organización Mundial del Comercio sobre la Argentina. En realidad, la sorpresa vino no por el tono del mismo sino por el origen: es el segundo informe sobre el país que la OMC publica desde su creación en 1995 y el primero tras la salida de la convertibilidad. El anterior análisis se había llevado a cabo en 1999.

«Aún se corre el riesgo de sufrir períodos de auge y depresión», señala el estudio del organismo que dirige Pascal Lamy. Además destaca que para mantener el ritmo de crecimiento de la economía será necesario prevenir las distorsiones en el mercado. Para el desarrollo del estudio se toma como base un riguroso informe que elabora la secretaría de la OMC por sectores y por políticas. El objetivo es «contribuir al conocimiento y a la evaluación» del impacto de las políticas aplicadas según la Cancillería argentina -que conduce Jorge Taiana-. Además resaltan que el país pudo superar la mayor crisis económica de su historia gracias a una «heterodoxa combinación de medidas» económicas.

A continuación los puntos sobresalientes del informe de la OMC:

  • Un crecimiento sostenible exige medidas de política que eviten el sobrecalentamiento económico e impidan que se arraiguen las distorsiones del mercado. . Para reactivar la economía, el gobierno ha utilizado un rango de instrumentos que incluyen acuerdos de precios para evitar que éstos aumenten, el congelamiento de precios para ciertos servicios y la renegociación de contratos con los empresas privatizadas.

  • Es importante atraer la inversión para hacer frente a las incipientes limitaciones de la oferta, y ello depende en parte de la mejora de la confianza de los inversores.   

  • A raíz de la crisis, la Argentina aplicó un programa de ajuste macroeconómico y medidas de apoyo al sistema financiero. Después de suspender los pagos durante más de tres años, la Argentina logró renegociar unas tres cuartas partes de su deuda pública en términos muy favorables.

  • A pesar de que la Argentina ha reembolsado la totalidad de su deuda al FMI, aún es preciso llegar a un acuerdo con los acreedores privados respecto de unos u$s 20.000 millones.

  • Actualmente la inflación se ha reducido, pero con un índice superior a 11% su control sigue siendo una de las mayores preocupaciones macroeconómicas del gobierno.

  • El mayor impulso al crecimiento ha provenido de la fuerte demanda interna, especialmente la inversión, así como de un contexto internacional favorable, facilitando una rápida expansión de las exportaciones.   

  • La Argentina viene registrando elevados superávits en la cuenta corriente de su balanza de pagos, lo que ha sido principalmente el resultado de menores pagos de la deuda externa, del aumento de las exportaciones y, en un primer momento, de la disminución de las importaciones.

  • La Justicia no ha sufrido cambios de envergadura desde 1999, aunque sí ha experimentado cambios una serie de actividades que se encuentran bajo la Ley de Emergencia Económica.

  • Se ha producido un cambio en las pautas (de Comercio) durante el período objeto de examen, y las exportaciones se han reorientado hacia países fuera del Mercosur. Se han simplificado los procedimientos aduaneros, incluso la eliminación del requerimiento de inspección precarga.

  • El uso de impuestos y cupos a la exportación ha sido un instrumento utilizado para mantener los precios de los productos afectados por debajo del nivel de precios mundial. Esto desalienta el flujo de productos argentinos al mercado mundial. . La Argentina ha implementado activamente el uso de las medidas antidumping, en especial desde la devaluación de su moneda en 2002.

  • En cuanto a la participación directa del Estado en la economía, ésta disminuyó en la década de los 90 y ahora está confinada en sectores tales como energía, transportes y servicios financieros. El grado de competencia en algunas esferas sigue siendo bajo.

  • Con el repunte económico, la oferta de electricidad no ha crecido al ritmo que lo ha hecho la demanda.   

  • El país tiene una fuerte ventaja comparativa (en agricultura), sin embargo, este sector recibe menos apoyo que otros.
  • Dejá tu comentario