22 de mayo 2003 - 00:00

Tras 12 años, levantan sanciones a Irak

Tras 12 años, levantan sanciones a Irak
Nueva York (ANSA, Reuters, AFP) - El Consejo de Seguridad de la ONU convalidará hoy el papel de «potencias ocupantes» de Estados Unidos y Gran Bretaña en Irak, al levantar las sanciones de 12 años que pesaban sobre el derrocado gobierno de Saddam Hussein y al otorgar a esos países la administración de la riqueza petrolera iraquí para la reconstrucción de esa nación, luego de que Rusia, Alemania y Francia aprobaran la última versión de la resolución propuesta por la Casa Blanca a cambio de un discreto papel de supervisión para la ONU.

«Pese a que este texto no va tan lejos como a nosotros nos gustaría, hemos decidido votarlo», dijo el canciller francés Dominique de Villepin en una conferencia conjunta con sus homólogos de Alemania, Joschka Fischer, y de Rusia, Igor Ivanov. La resolución pondría fin a casi 13 años de sanciones de la ONU contra Irak impuestas en la primera Guerra del Golfo y fue presentada por Estados Unidos y sus aliados España y Gran Bretaña. Contará con 12 votos luego de que París y Moscú, dos de los principales acreedores de Irak, dieran el visto bueno.

Sobre el plazo de permanencia de un año de las potencias ocupantes en Irak, sugerido por Francia, el representante estadounidense en la ONU, John Negroponte, subrayó que su país no acepta imposiciones con respecto a Irak. El embajador británico ante la ONU, Jeremy Greenstock, dijo a su vez que «la ocupación concluirá cuando haya (en Bagdad) un gobierno internacionalmente reconocido. Ello puede ocurrir en tres o en seis meses, o en 18 o 24 meses. Es un criterio, y en la resolución no se estableció ningún criterio de tiempo», dijo.

La resolución también suprimirá el programa humanitario de la ONU Petróleo por Alimentos al cabo de seis meses, con el cual también concluirá el control de la ONU sobre los ingresos petroleros iraquíes, cuyos contratos detentaba principalmente Rusia
.

• Inmunidad

También garantizará inmunidad contra las acciones judiciales que involucren el petróleo y el gas natural hasta que se haya instalado un gobierno internacionalmente reconocido y se reestructure la deuda iraquí de 400.000 millones de dólares. Todos los activos iraquíes congelados serán transferidos al flamante Fondo de Desarrollo para Irak, donde se depositarán sus ingresos petroleros.

La ONU recibirá un papel más consistente del que inicialmente se había previsto en el establecimiento de un gobierno democrático, y el rango del enviado de las Naciones Unidas será incrementado por la resolución. Pero también deja firme en manos de británicos y estadounidenses, como potencias ocupantes, el control de Irak y de su riqueza petrolera.

La resolución solicita al secretario general Kofi Annan que nombre a un representante especial con «poderes independientes» para trabajar con Estados Unidos y Gran Bretaña, «a fin de facilitar el proceso» que conduzca a un gobierno democrático
. Uno de los nombres que se barajan es el del actual Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, el diplomático brasileño Sergio Vieira de Mello.

Dejá tu comentario

Te puede interesar