Tregua de Chávez con Lula: resurge ingreso al Mercosur

Economía

Caracas (ANSA, Reuters, EFE) - Los gobiernos de Venezuela y Brasil expresaron ayer su optimismo acerca del ingreso de Caracas al Mercosur, una aspiración que pareció a punto de naufragar en los últimos meses debido a conflictos y declaraciones cruzadas entre Hugo Chávez y el Congreso brasileño.

«Como se sabe, el Congreso es soberano, pero tenemos confianza en que habrá una decisión a favor de Brasil, de la integración sudamericana que también será útil, a nuestro juicio, a Venezuela», dijo el canciller brasileño Celso Amorim el sábado a la noche en Caracas tras reunirse con Chávez.

El funcionario dijo que no tiene la «bola de cristal» para adivinar cuándo el Congreso de su país aprobará el protocolo de adhesión de Venezuela, pero matizó afirmando: «Tengo la expectativa de que sí es posible».

El acuerdo se complicó cuando el polémico presidente venezolano acusó a los senadores brasileños de actuar como «loros del imperio» por sus críticas a la cancelación de la licencia de la principal cadena televisiva privada venezolana, RCTV.

Desde entonces, en junio, los poderes legislativos de Brasil y Paraguay han demorado la aprobación del ingreso de Venezuela al bloque como miembro pleno, trámite que sí han cumplido los de la Argentina y Uruguay.

El propio Chávez destacó ayer como positivo su encuentro con Amorim y ratificó el interés de su gobierno por ingresar al Mercosur, olvidando el ultimátum impuesto en julio, según el cual setiembre era la fecha máxima que aguardaría para que se produjera una definición favorable.

  • Elogio

    Chávez relató que habló « varias horas» con el canciller brasileño, quien realizó una visita breve a Caracas, y elogió la forma en que su colega Luiz Inácio Lula da Silva afronta las relaciones con América latina.

    En ese sentido, afirmó que este mes se hará la primera reunión trimestral entre ambos gobiernos, tal como acordaron ambos mandatarios hace diez días en Manaos.

    Pese a la aparente mejora del clima en la relación bilateral, las polémicas siguieron hasta hace muy poco. Hace diez días le fueron atribuidas a Chávez afirmaciones en Manaos que causaron indignación entre los congresistas de Brasil, entre ellos, el vicepresidente del Senado, Tiao Viana, del Partido de los Trabajadores, al que pertenece Lula.

    Viana llamó «loco» a Chávez por las críticas de éste al Congreso brasileño, pero cuando el bolivariano aclaró que no había hablado de ese tema en Manaos el senador oficialista se disculpó, al afirmar que se había dejado llevar por publicaciones de prensa equivocadas.

    A pesar de esa aclaración, la Comisión de Exteriores de la Cámara de Diputados resolvió el miércoles pasado tomarse otras tres semanas para tratar el pedido de adhesión de Venezuela al Mercosur.

    Según Amorim, los presidentes volverán a reunirse el 13 de diciembre, fecha para la cual «deben estar listos» los acuerdos entre las empresas petroleras estatales Petrobras y PDVSA para la refinería que construyen en Pernambuco, nordeste de Brasil, y la explotación conjunta de la reserva de la Faja del Orinoco.

    El canciller venezolano, Nicolás Maduro, quien también se reunió con Amorim, expresó sobre el ingreso al Mercosur que su gobierno «espera que el Congreso brasileño tome sus decisiones, y nosotros seguiremos trabajando en relaciones que son muy fructíferas».
  • Dejá tu comentario