Trenes: el Gobierno no renovará la concesión del Urquiza y Belgrano

Economía

Se trata del Ferrocarril Urquiza y el Belgrano Norte. Las concesiones vencen a fines de septiembre y fuentes del Gobierno adelantaron que no habrá renovación. Impulsan inversiones públicas en el sector ferroviario.

El Gobierno apuesta a un plan de obras públicas para reactivar la economía en el corto plazo. Ya hay más de mil iniciativas realizándose en simultáneo. Además, trabaja sobre una serie de proyectos de gran envergadura que tendrán como uno de sus ejes al sector ferroviario que requiere de grandes inversiones que los privados no estarían dispuestos hacer. En ese marco, fuentes del ejecutivo adelantaron a Ámbito que no se renovarán las concesiones del ferrocarril Urquiza y del Belgrano Norte que vencen en septiembre. A partir de octubre, la operatoria estaría a cargo de Trenes Argentinos.

Estas dos líneas son las únicas del área metropolitana que están aún en manos privadas. Por eso, desde el Ministerio de Transporte que conduce Alexis Guerrera señalan que “la unificación dentro del sistema público sería lógica y óptima para el servicio”.

Luego de que los ferrocarriles Sarmiento, Mitre, Roca, San Martín y Belgrano Sur volvieron a ser operados por el Estado, en el año 2015 se trazó el Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos, donde se preveía que también se avanzaría con el Urquiza y el Belgrano Norte. Pero la gestión del ex ministro Guillermo Dietrich decidió dar marcha atrás con esa decisión y las empresas Metrovías y Ferrovías siguieron operando.

Luego de sucesivas extensiones, la concesión se vence el 30 de septiembre. “Estamos encaminados a no renovar. El Estado volvería a operar los servicios porque finaliza la concesión y no por traspaso. La idea es que a partir de octubre se haga cargo Trenes Argentinos”, adelantaron a Ámbito fuentes oficiales.

Según explican en el Gobierno, la medida se justifica en que para mejorar la operatoria de ambas líneas se requiere de importantes inversiones que los privados no hicieron y tampoco estarían dispuestos a hacer. En rigor, las ultimas y más importantes obras que se llevaron a cabo, como la renovación de las estaciones de toda la traza del Belgrano Norte, corrieron por cuenta del Estado aún mientras la concesión estaba en manos privadas.

El pase de manos se daría en el marco de un ambicioso plan para reactivar la industria ferroviaria. El Gobierno hizo una inversión de $32.000 millones en el Plan de Modernización del Transporte Ferroviario de Pasajeros y de u$s 4.905 millones para modernizar el transporte de cargas. Además, están previstas compras de nuevo material rodante y la renovación de cientos de kilómetros de vías.

Al mismo tiempo, el embajador Sabino Vaca Narvaja está terminando de cerrar con el gobierno de China el nuevo Plan Quinquenal de inversiones en infraestructura. El programa que tendrá un financiamiento total cercano a los u$s35.000 millones tiene entre los proyectos que están al tope de la lista a la ampliación del tendido ferroviario del Belgrano Cargas y la renovación de las líneas San Martín y Roca.

En paralelo, el Ministerio de Desarrollo Productivo trabaja para que los trenes tengan más partes de elaboración nacional. El año pasado, al menos diez empresas del sector recibieron asistencia por medio del Programa de Desarrollo de Proveedores, a través del cual se entregaron aportes no reembolsables y créditos con tasas subsidiadas. El foco de ese plan es justamente la sustitución de importaciones que, según explican en la cartera que conduce Matías Kulfas, redunda en ahorro de dólares e impulso a los pueblos del interior.

El Secretario de Industria Ariel Schale viene elaborando distintas iniciativas en el marco del Acuerdo Económico y Social que reúne a representantes de las empresas y de los trabajadores del sector ferroviario en la misma mesa. Los industriales ven con buenos ojos el nuevo impulso estatal y apuntan a que se multiplique la producción de ferropartes e incluso se fabriquen vagones y trenes en el país.

Dejá tu comentario