Triste despedida para un poderoso

Economía

En época de balances cada reporte cuenta. Así, aunque no se esperaba demasiado del informe del Estado de la Unión que el presidente Bush presentaría al Congreso, como escribimos estas líneas antes del acto oficial, preferimos extremar la prudencia al tratar de describir qué pasó. Ya el premarcado apuntaba a un arranque mixto, con los papeles tecnológicos llevando la delantera a las blue chips. Fuera por lo que vendría, o por la falta de entusiasmo del lunes, al sonar la campana los tres principales indicadores bursátiles se movieron a la baja estacionándose, treinta minutos mas tarde, en una especie de meseta. Poco antes de que el Comité Abierto de la Fed hiciera publica su decisión de subir su tasa de referencia los precios comenzaron a repuntar, pero la difusión del comunicado oficial precipitó una merma hasta alcanzar los mínimos del día. La ambigüedad de las palabras utilizadas -casi un regalo para los que vienen, ya que fueron mucho más ambiguas que lo habitual- de todas formas alcanzó para que de la mano de Microsoft -que marcó el máximo de las últimas 52 semanas- los precios se recuperaran y el Dow perdiendo 0,32% cerrara en 10.864,86 puntos.

• Despedida al más poderoso banquero

Algunos hombres entran en la historia (los menos) y otros pasan por ella (los más). Si nos atenemos a la despedida que se dieron ayer mutuamente Alan Greenspan y el mercado, parece que no hará falta que pasen demasiadas horas para que nos olvidemos rápidamente de quién fue el máximo banquero, de la mayor potencia económica del mundo, a lo largo de tres décadas (1987-2006). Claro que esto último dependerá en gran medida de los aciertos o desaciertos que cometa su sucesor (Ben Bernanke) al frente de la Fed, quien para ser sinceros no concita demasiado optimismo por parte del mundo financiero. Ahora sólo nos resta aguardar dos cosas: a) confiar en que "Ben" no cometa un error tan grande como aquél de Alan, cuando sus primeros escarceos con la tasa de los Fed Funds en octubre del 87 terminaron generando la mayor baja bursátil de la historia y b) la ola de libros que están por salir contando "la verdad" de lo que ocurrió en la Reserva Federal durante el reinado Greenspan.

Dejá tu comentario