Tensa reunión Gobierno-UIA: Kulfas reprochó perfil de nueva conducción

Economía

El ministro dijo que el comienzo de Funes de Rioja fue "totalmente malo" en cuanto al diálogo. El dirigente aseguró que hay "vocación constructiva".

Tras el malestar que hizo público el Gobierno con la nueva conducción de la UIA, que encabeza el abogado Daniel Funes de Rioja, dos funcionarios claves del Gabinete económico tuvieron ayer su primer encuentro con la entidad. Se trató del presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien les reclamó a los empresarios el tono confrontativo que asumió la UIA. “Nosotros no cambiamos, tenemos la misma política y el mismo espíritu de diálogo. Si algo ha cambiado es del lado de ustedes, Daniel, y me gustaría entender por qué”, le planteó Kulfas a su flamante titular. Funes aseguró que trabajarán en la “búsqueda de consensos”.

El intercambio se dio en el primer encuentro del Comité Ejecutivo de la entidad con la nueva conducción, que contó con la participación de sus 26 integrantes vía Zoom. La reunión comenzó a las 13:30 y el primero en conectarse fue Kulfas, quien expuso sus críticas durante 30 minutos. Según pudo reconstruir Ámbito de distintas fuentes que participaron de la videoconferencia, el intercambio fue “tenso” y “frío”.

El ascenso de Funes de Rioja despertó bronca en el Gobierno y fue tomado como el giro de la entidad hacia un perfil más opositor. En off los funcionarios habían mencionado ya su malestar por el discurso de asunción, en el que el titular de la Copal cuestionó la prohibición de despidos y suspensiones y la doble indemnización, a las que denominó “triple cepo laboral”, además de por su habitual rechazo a los controles de precios. También cuestionaron que no haya destacado las medidas aplicadas para evitar una ola de quiebras, como el ATP, el REPRO y los créditos subsidiados. Ayer Kulfas lo hizo explícito.

“Con el ATP hemos aplicado el salvataje más grande de la historia argentina. Yo estoy totalmente enemistado con la grieta, por eso cuando veo algunas declaraciones me quedo un poco sorprendido”, les dijo, según confiaron las fuentes. También les achacó la falta de apoyo al rescate de IMPSA. Además, le reprochó a Funes de Rioja que, en una reciente entrevista, al hablar de la reactivación industrial haya mencionado únicamente a los sectores vinculados a la construcción, cuando 12 de las 16 ramas están en proceso de recuperación.

Hubo caras de asombro de algunos industriales. El dirigente fabril le respondió que se trataba sólo de un ejemplo y que la nueva conducción tiene una voluntad constructiva. Kulfas retrucó: “Este ha sido un comienzo incomprensiblemente malo desde el punto de vista del diálogo, pero queda un año, 11 meses y varias semanas de gestión; espero que revirtamos este comienzo de tensión” y resaltó las diferencias con el perfil más dialoguista de la conducción de Miguel Acevedo. Luego se desconectó. Minutos después, Pesce se sumó a la reunión.

Tras el encuentro, en conversación con este diario, Funes de Rioja aseguró que la UIA dejó en claro “la voluntad de diálogo, de no ignorar que estamos ante circunstancias complejas, como es el covid”. Y agregó: “Vamos a encarar la agenda que tenemos con el Ministerio de Desarrollo Productivo. A dialogar y a poner sobre la mesa nuestros puntos de vista”, aunque evitó precisar qué temas llevarán a las próximas reuniones.

A su turno, Pesce destacó la reciente medida del BCRA que flexibilizó el cepo para las exportaciones incrementales de la industria y les permite acceder al mercado de cambios por hasta el 15% de las ventas extra. Y le pidió a la UIA sumarse al objetivo de elevar las exportaciones anuales del país desde los u$s60.000 hasta los u$s90.000 millones. “Eso va a necesitar discusiones sobre qué tipo de sectores deberían focalizarse y qué tipo asistencia financiera se necesita”, le dijo Funes de Rioja a Ámbito. Al respecto, Pesce señaló que “es fundamental el desarrollo de un mercado de capitales y financiero que canalice el ahorro hacia la inversión y la creación de empleo”.

Con todo, en el Gobierno persiste la idea de que “no hay química con esta UIA”, que impulsa una agenda de salida de la crisis con baja de impuestos, más flexibilidad laboral y menos regulaciones estatales. “Esperemos que cambien”, afirman en los despachos oficiales

Dejá tu comentario