Un arranque con el pie izquierdo

Economía

Los precios financieros (en especial, las acciones) son el reflejo de la realidad. Esto es la realidad económica y las subjetividades de los seres humanos (además de otras cosas).

No debe sorprender entonces que así como los patanes recurren al "ad homine" (atacar al hombre cuando no tienen argumentos para confrontar las ideas), la inesperada renuncia del presidente de Home Depot -en realidad, cualquiera que se lleve de premio u$s 210 millones renuncia a lo que sea y cuando sea- se utilizara ayer para disparar 4% arriba los precios de la empresa (desestimando el tema inmobiliario).

  • "Toda máquina"

    Cuando esto se combinó con el anuncio de que las ventas de Wal-Mart en diciembre eran ligeramente superiores a lo esperado, con el derrumbe del petróleo (cerró en u$s 58,52 por barril) y con las subas de las Bolsas euro-asiáticas (impulsadas por los sobrantes de liquidez que no se pudieron invertir el martes en Wall Street), la primera rueda del año arrancó a "toda máquina" (cincuenta minutos después de la apertura el Dow, trepaba 0,94%).

    Poco más tarde, la difusión del índice ISM (con un fuerte rebote en los pedidos de nuevas órdenes a fábricas y en la producción, y una merma en los precios pagados) no hizo si no afianzar el optimismo imperante, y si bien los precios no continuaron subiendo, al menos se estabilizaron hasta las dos de la tarde. Fue entonces cuando un dato tradicionalmente intrascendente, las minutas de la última reunión del comité abierto de la Fed (en la que no hubo decisiones) salieron a la luz y el mercado se desplomó (el Dow perdió 0,47% generando la mayor oscilación intradiaria desde agosto). ¿Qué dijo la Fed? En resumen, nada que no supiéramos: ¿inflación? Alta. ¿Inversión? Baja. ¿Sector inmobiliario? Débil. Lo llamativo es que se lo dijo. Al cierre, una ligera presión alcista permitió que los precios se recuperaran y el Dow cerrara en 12.474,52 puntos, trepando 0,09%. Cuidado.
  • El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

    Dejá tu comentario