Un esquivo Santa para los mercados

Economía

Cuando muchos esperaban que la anteúltima semana del año nos regalara las subasasociadas al tradicional efecto Navidad, parece como que Santa Claus decidió que el mercado bursátil norteamericano -por distintas razones- fue un "niño malo" y nos dejó como "premio" la mayor declinación de los últimos cinco meses. Que fueran Alcoa, Intel (materias básicas y tecnología en el Dow) y Circuit City (ventas minoristas en el S&P 500), quienes lideraron el movimiento bajista da idea que no hablamos de algo sectorial o puntual, sino de una caída general en la confianza de los inversores y que frente a 2,3% que retrocedió el NASDAQ se contrapuso un descenso de 1,1% en el S&P 500 y tan sólo 0,8% para el Promedio Industrial sugiere que hubo un corrimiento hacia el extremo más "seguro" del mercado.

  • Nada dramático

  • Desde ya que no sucede nada dramático, pero cuando los 30 integrantes del Dow quedan en baja como sucedió el viernes (aun si la merma es de apenas 0,63% a 12.343,22 puntos), algo que no veíamos desde el 30 de mayo, es claro que hay que estar atentos.

    Es cierto que la disminución en el crecimiento de la economía está preocupando a los inversores, pero lo sucedido con los precios de las acciones habla de algo más profundo que la diferencia que hubo entre lo esperado y lo evidenciado en el crecimiento del PBI durante el tercer trimestre (apenas 0,2%).

    De hecho el "consenso" de los analistas ve un incremento en las ganancias corporativas para el primer período de 2007 de tan sólo 9,9% -rompiendo una seguidilla de 13 trimestres en que crecieron a más de dos dígitos-, lo que habla claramente que no se espera nada parecido a una fiesta para los próximos meses.

    Y sin embargo las acciones han estado ajustando "hacia abajo". Es que problemas hay muchos, aunque como "un chico malo" el mercado se haga el distraído. ¿Sabía que el EMBI+ paga apenas 1,7% más que los bonos del Tesoro? A cuidarse.

    El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

    Dejá tu comentario