Glencore le ofreció a Vicentin u$s325 millones por Renova

Economía

La firma suiza quiere quedarse con la totalidad de la productora de biodiésel, donde ya tiene una parte. La operación daría oxígeno financiero a Vicentin, que enfrenta un concurso de acreedores. El grupo argentino espera reactivar sus plantas de molienda a fin de este mes.

La firma agroindustrial suiza Glencore seguiría firme con su intención de quedarse con la totalidad de la firma dedicada a la producción de biodiésel Renova que tiene en asociación con la argentina Vicentin y según informó ayer la agencia Reuters le habría ofrecido u$s325 millones por su participación minoritaria.

Esta operación sería una salida para la complicada situación económica que atraviesa Vicentin quien hoy tiene sus dos plantas de procesamiento de granos paradas mientras avanza el concurso de acreedores en la Justicia que solicitó en febrero pasado, luego de acumular deudas por más de u$s1.500 millones.

Ante las versiones de venta, desde la empresa argentina adelantaron a Ámbito Financiero que no harían comentarios al respecto e insistieron en que continúan trabajando para originar granos en el mercado local con el objetivo de reactivar sus dos plantas de molienda antes de fines de abril.

Mientras tanto, la firma comandada por Gustavo Nardelli y Alberto Padoan, ayer sumó un nuevo dolor de cabeza, uno de sus principales acreedores del sector primario, la cooperativa de productores ACA, salió a aclarar que por el momento no rubricaron un acuerdo de quite de deuda, tal como había solicitado la empresa, e incluso que no tienen ningún apuro en hacerlo. Este punto es clave porque Vicentin le debe a la cooperativa alrededor de $5.000 millones y necesita a su vez la aprobación del 66,6% de los acreedores para homologar el Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE).

En lo que respecta estrictamente a la venta de su participación en Renova, la principal empresa productora de biodiésel de la Argentina, que nació como joint Venture con la suiza Glencore, a la que también en diciembre pasado le había vendido una parte de su capital; en el sector indican que la operación debería cristalizarse en el corto plazo.

Una clara señal de entendimiento entre ambas firmas es que Glencore, a través de su subsidiaria local Oleaginosas Moreno, fue la primera compañía en entregarle granos a Vicentin para que vuelva operar en sus dos plantas industriales ubicadas en Santa Fe.

Según indican desde el sector, Glencore hizo su oferta teniendo en cuenta el apremio que hoy tiene la empresa argentina para volver al ruedo luego de más de tres meses de inactividad total, mientras continúa abonando el sueldo de sus más de 700 operarios, en tanto que la convocatoria de acreedores avanza en la justicia comercial.

Por su parte las negociaciones con el Banco Nación, su principal acreedor del sistema bancario, a quien le debe más de $18.300 millones, siguen por la vía diplomática. Hasta el momento no hubo avances concretos porque en una primera instancia Vicentin pretendía una fuerte quita de deuda. Hoy esa posibilidad es realmente una utopía porque la crisis económica derivada de la pandemia corrió las prioridades económicas de la banca pública.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario