Vuelve debate diario por el credo de la inflación

Economía

• Para Moreno, treparía setiembre a 0,8% (es menor, aun, que en otras provincias)

Este jueves, el INDEC informará la variación de los precios en setiembre. Ventajas de la manipulación: no hay que esperar que se procese la información. Trascendió que se informará que hubo incrementos en torno a 0,8% en los precios minoristas. Lo preocupante es que la diferencia entre la realidad y lo que se informa es cada vez mayor, lo que hace insostenible el maquillaje mensual. A las provincias ya se les asigna desde el INDEC una inflación de por sí elevada: la polémica con Mendoza dejó un alza, posmanipulación, de 1,5%. Esto equivale a 18% anual. El agua entra por varios lugares al mismo tiempo; imposible de «controlar».

El INDEC tiene planificado difundir el jueves el dato de la inflación minorista de setiembre que se ubicaría en torno a 0,8%, acumulando así en lo que va del año un incremento de 5,8%.

Mientras aún persisten los ecos del escandaloso manejo de los datos de Mendoza en el cálculo de la inflación nacional de agosto (según la provincia cuyana el aumento de precios fue de 3,1% pero el INDEC cargó 1,5%), las proyecciones privadas apuntan a un aumento general de precios para Capital y GBA superior a 1%.

La magia estadística de la intervención del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, en el INDEC volverá a sorprender al público informando un incremento del IPC inferior a 1% (en agosto 2006 dio 0,9%) cuando los bolsillos de los consumidores sufren en carne propia aumentos, sobre todo, en los productos de la canasta familiar de entre 10% y 30% promedio.

Será difícil que la gente convalide una inflación minorista de 0,8% cuando los precios de la mayoría de los alimentos y bebidas galopan a un ritmo que supera ampliamente cualquier mejora en los ingresos.

Puede ser que el impacto del resto de las liquidaciones en indumentaria favorezcan la medición oficial, pero cierto es que la nueva temporada trae aumentos de más de 35% por lo cual debería menguarse el efecto deflacionario del cambio de estación.

A esto se suma el comienzo del pago de las matrículas escolares, que por más que Moreno se ocupe de tapar bajo la alfombra, las familias no sólo ya están pagando el aumento de las cuotas adicionales (de más de 15%) sino a la vez los aranceles anuales.

Pero si algo cala hondo en las expectativas inflacionarias de la gente, son los aumentos de precios de los productos de la canasta alimentaria.

«En lo que va de setiembre, el relevamiento de precios de la canasta básica nos arroja un incremento de 3,1%», señala Susana Andrada, del Centro de Educación al Consumidor (CEC), quien en diálogo con este diario explica que «hubo un fuerte incremento en frutas y verduras».

  • Mayores alzas

    De acuerdo con el sondeo del CEC las mayores alzas están vinculadas con el tomate, con 30% (el kilo está entre $ 10 y $ 12), otro tanto ocurrió con la papa que registra una suba de 20% al igual que la calabaza.

    Sin embargo, los aumentos no se circuscriben a sólo estos productos estacionales, porque también se detectan mayores precios en aceites de girasol y mezcla en torno a 7%, de 3% en lácteos y 10% en harinas y derivados. De modo que el febril crecimiento de los precios de la canasta alimentaria (que más allá del maquillaje oficial pega duro en las clases de menores ingresos) sigue su derrotero de dos dígitos.

    «Ha subido mucho la leche fluida y los quesos se han mantenido, pero los precios de las harinas (común y leudante) se encarecieron entre 12% y 15% con su consiguiente impacto en panes y fideos (el pan lactal aumentó 17% y el común, 10%)», afirma Andrada que reconoce que le llama la atenciónque todos los productos que suben están vinculados con los commodities.

    También merece destacarseel incremento de precios en las mermeladas del orden de 30% promedio, del café 9% y hasta las gaseosas con más de 10% (las aguas minerales acompañaron la suba).

    Según el CEC, el único rubro que jugó a favor de los consumidores fueron las verduras de hoja como la acelga, lechuga, espinaca y berenjena, cuyos precios acusan caídas de casi 50%.

    Con 0,8% de setiembre el gobierno podrá mostrar que pasó de un ritmo inflacionario de 7,1% anual (10,4% últimos doce meses) en setiembre 2006 a 5,8% este año (8,7% últimos doce meses).
  • Dejá tu comentario