Motomel denuncia "irregularidades" en la venta judicial de la marca Zanella

Economía

La empresa La Emilia, propietaria de Motomel, sostuvo que la oferta que realizó ante un juzgado Civil de San Luis duplica el monto propuesto por el oferente que fue finalmente aceptado. IMSA quiere pagar $122.355.387, mientras que La Emilia ofreció $245.000.000.

La empresa La Emilia, propietaria de la marca de motovehículos Motomel, denunció "irregularidades" en la venta de la Zanella al entender que la oferta que realizó ante un juzgado Civil de San Luis, duplica el monto propuesto por el oferente que fue finalmente aceptado.

"La Emilia representada por el Estudio Pagano se presentó en el juzgado Civil Nº 4 de San Luis con una propuesta de compra de la marca y la continuidad de la producción en San Luis, pero el juez Agustín Ruta prefirió aceptar la oferta de IMSA", expresó en un comunicado.

Según esta denuncia, IMSA quiere pagar U$S 1.942.149 lo que equivale a $ 122.355.387, mientras que La Emilia ofreció $245.000.000.

"La propuesta de Motomel fue de más del doble de lo valuado por las empresas que hicieron la valuación de la marca. Este plan significaba un beneficio de la masa concursal, de los trabajadores y para la provincia porque incluía un contrato de locación de la planta de Zanella en San Luis para continuar con la producción", reseñó.

El escrito presentado el viernes por Motomel, alertó que se encontró con una curiosa valuación "muy por debajo del valor de mercado, de una sociedad a la que el juez de San Luis le estaría cediendo esa valiosa marca en detrimento de los trabajadores de Zanella".

"Hay un manejo absolutamente discrecional y arbitrario que el Juez ha demostrado", aseveró el comunicado de La Emilia, al resaltar que Motomel pide participar en el proceso concursal como "legítimos interesados en adquirir las marcas comerciales de la concursada, ofreciendo mejorar cualquier oferta, al ser participantes principales del mismo mercado de la concursada"

Motomel planeaba fabricar distintos modelos, en especial aquellos que representan a una de las tres principales empresas a nivel mundial como la japonesa Suzuki.

La firma apeló la decisión del juez al considerar que el precio es un "valor bajo tasado mañosamente" y que está dispuesta a mejorar sustancialmente esa oferta, al cuestionar que el juez haya dejado "de lado una propuesta mayor que hubiera permitido mantener activa la planta" de San Luis.

"Es curiosamente llamativo, -finalizó el comunicado- como se está autorizando la venta del activo más valioso de la empresa a un valor excesivamente bajo. De esta forma, todos los trabajadores, acreedores concursales y post concursales estarían siendo gravemente perjudicados porque se esta "vaciando" a la empresa".

El comunicado completo:

Motomel denuncia irregularidades en la venta de Zanella

La empresa La Emilia, propietaria de Motomel, representada por el Estudio Pagano se presentó en el juzgado Civil Nº 4 de San Luis con una propuesta de compra de la marca y la continuidad de la producción en San Luis, pero el juez Agustín Ruta prefirió aceptar la oferta de IMSA. Esta compañía quiere pagar U$S 1.942.149 lo que equivale a $ 122.355.387, mientras que La Emilia ofreció $245.000.000.

La propuesta de Motomel fue de más del doble de lo valuado por las empresas que hicieron la valuación de la marca. Este plan significaba un beneficio de la masa concursal, de los trabajadores y para la provincia porque incluía un contrato de locación, que el Poder Judicial previamente autorizara de la planta industrial de Zanella Hnos. S.A. radicada en la ciudad de San Luis, para continuar con la producción.

Motomel, líder en el segmento de motos presentó un escrito, donde señala que se encontró con una curiosa valuación “muy por debajo del valor de mercado”, de una sociedad a la que el juez de San Luis le estaría cediendo esa valiosa marca en detrimento de los trabajadores de Zanella.

“Hay un manejo absolutamente discrecional y arbitrario que el señor Juez ha demostrado”. Motomel pide participar en el proceso concursal como “legítimos interesados en adquirir las marcas comerciales de la concursada, ofreciendo mejorar cualquier oferta, al ser participantes principales del mismo mercado de la concursada”

Motomel planeaba fabricar distintos modelos, en especial aquellos que representan a una de las tres principales empresas a nivel mundial como la japonesa Suzuki.

La firma apeló la decisión del juez al considerar que el precio es un “valor bajo tasado mañosamente”. Y que está dispuesta a mejorar sustancialmente esa oferta. Lo curioso es que los tasadores declararon que “les ha faltado elementos para justipreciar el valor”. Solicitaron un procedimiento de “compulsa de precios y/o tasación pericial, que determine el valor de los activos (marcas, stock y otros bienes tangibles e intangibles) de los que se pretende desprender la concursada, pero a través de un mecanismo transparente”.

Hasta ahora no se saben cuáles son los motivos por los que el juez Agustín Ruta, Juez Ciivl Nº4, no autorizó la venta a un valor mayor y dejó de lado la propuesta que hubiera permitido mantener activa la planta. La resolución del magistrado fue apelada, mientras tanto los empleados de Zanella piden volver a sus fuentes laborales.

“La Emilia , no solo busca continuar con la producción haciéndose cargo de una planta en inminente cierre y con la consiguiente pérdidas de trabajo, en una marco de absoluta transparencia y Seguridad Jurídica, que parece estar ausente en el Juzgado a cargo del Dr Ruta con la sindicatura del Contador Ricardo Manzano, razón por la cual ha recusado al magistrado, en la esperanza cierta que se haga cargo un juez que haga cumplir aquellos principios.” Declaró el Dr. Roberto Pagano, representante legal de Grupo La Emilia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario