20 años de indultos a militares y guerrilleros

Edición Impresa

Hace 20 años, el entonces presidente Carlos Menem firmó una serie de indultos que sirvieron para beneficiar a la junta militar que declaró la guerra por las Islas Malvinas y a los líderes de los alzamientos carapintadas Mohamed Alí Seineldín y Aldo Rico, entre otras 300 personas. A través de cuatro decretos -1002, 1003, 1004 y 1005/89- firmados el 7 de octubre de 1989, el ex mandatario benefició a un conjunto de personas muy heterogéneo. El decreto 1002/89 dejó en libertad a los jefes militares que no habían sido beneficiados por las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, entre ellos, Albano Eduardo Harguindeguy, ministro de Interior del presidente de facto Jorge Rafael Videla.

También alcanzó a Genaro Díaz Bessone y a los responsables de la masacre de Margarita Belén, que consistió en la ejecución de 22 presos políticos en la provincia de Chaco el 13 de diciembre de 1976.

A través del decreto 1003/89 indultó a los militares uruguayos José «Nino» Gavazzo, Jorge Silveira, Manuel Cordero y Hugo Campos Hermida que participaron de operativos de secuestros en la Argentina, a la vez que exculpó a los líderes montoneros Fernando Vaca Narvaja y Roberto Cirilo Perdía. Poco después se conocería un decreto de indulto a Mario Firmenich y a otros acusados de insurgencia como Miguel Bonasso, hoy diputado poskirchnerista.

El decreto 1005/89 benefició a los miembros de la junta militar responsable de la Guerra de Malvinas: el teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, el almirante Jorge Isaac Anaya y el brigadier general Basilio Lami Dozo.

Dejá tu comentario