A los granos les falta precio

Edición Impresa

 El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona Sudeste de Buenos Aires sobre la base de los precios estimados a cosecha 2015 para trigo y granos gruesos. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

A punto de finalizar el mes de enero, las lluvias acumuladas fueron en general demasiado justas. Entre las localidades de Mar del Plata, Balcarce y Necochea, hubo registros promedio cercanos a 70 mm en general, pero por lo desparejo de las lluvias, algunos campos tuvieron menos lluvias y otros mucho más. Hacia San Cayetano, Tandil y Coronel Vidal hubo acumulados más altos.

Los suelos aún mantienen humedad en el perfil por las abundantes lluvias de primavera, pero hacen falta lluvias. Los cultivos viene evolucionando bien, especialmente el girasol y el maíz. La soja de 1ra ya comenzó la etapa de floración.

Las proyecciones del cuadro para siembras por administración en campo propio, muestran fuertes quebrantos en todos los cultivos. Sólo el girasol para el rango alto del rinde logra escapar del quebranto.

Los rindes de indiferencia que se requieren para cubrir la totalidad de los costos (directos y de estructura) son de 59 qq/ha en trigo. Este rinde sólo se alcanzó en algunos lotes excepcionales, y la gran mayoría no llegó a rendir 45 qq/ha. Para soja de 1ª el rinde de indiferencia es de 27 qq/ha, para girasol de 14 qq/ha y para maíz de 74 qq/ha.

En campo arrendado, para los precios y costos que se muestran en el cuadro, ningún cultivo escapa al quebranto. Los rindes de indiferencia son de 69 qq/ha en trigo, de 32 qq/ha en soja de 1ª, 28 qq/ha en girasol y 85 qq/ha en maíz.

En un momento en que los productores necesitan vender la cosecha para cubrir gastos operativos y financiar la siembra de granos gruesos, el productor debe vender a precios que están casi 50 US$/tn por debajo de la paridad de exportación, que son precios de quebranto como el que se muestra en el cuadro (125 u$s/tn). La razón es que no se están emitiendo autorizaciones de exportación en línea con el saldo exportable. Esto genera saldos excedentes, y tanto la molinería como la exportación compran a cuentagotas y a precios por debajo de la paridad.

A los granos les falta precio, que está recortado por las retenciones a las exportaciones y por la intervención del mercado.

Dejá tu comentario