A todo o nada

Edición Impresa

«Jugamos una de las cuatro finales que nos faltan», dijo Sergio Batista en la conferencia de prensa que dio no bien llegado a Córdoba.

Es que la Selección se juega más que su continuidad, se juega no hacer un papelón histórico con sus mejores jugadores y jugando de local.

La Copa América puede empezar o terminar esta noche para el equipo de Batista y si empieza, es que supo ajustar un equipo que hace agua por todos los costados.

El técnico se decidió a cambiar cuatro jugadores y el dibujo táctico. Dejó ese mentiroso 4-3-3 con tres volantes de marca en la mitad de la cancha, que nunca supieron qué roles cumplir, y juega con tres jugadores detrás de Gonzalo Higuaín, que entrará desde el inicio.

Higuaín reemplazará a un Esteban Cambiasso que demostró no estar en condiciones físicas para jugar esta Copa, mientras que Sergio Agüero y Ángel Di María entrarán por Ezequiel Lavezzi y Carlos Tevez, y Fernando Gago jugará en el puesto de Ever Banega.

El director técnico destacó que «se busca más profundidad y tener más gente dentro del área, porque se falló en la posesión de la pelota, se asemeja mucho a lo que se hizo en los Juegos Olímpicos de Pekín». Además, agregó: «El grupo está entero y con muchas ganas de revertir la situación».

Con respecto a Lionel Messi, el Checho fue rotundo: «Puede estar bien o mal, pero no deja de ser el mejor jugador del mundo y es argentino. Esto hay que valorarlo y todos tenemos que cuidarlo. La idea siempre fue armar un equipo a su alrededor, que se sienta cómodo, pero sin cargarlo de presión», manifestó.

La Selección ganando clasifica y si empata o pierde, tiene que rezar para que se den una serie de resultados que lo conviertan en uno de los dos mejores terceros para seguir en la Copa. Es a todo o nada.

Dejá tu comentario