Acciones 2022: Merval acumuló ganancias del 34% en dólares

Edición Impresa

El reordenamiento macroeconómico que realizó el Gobierno en el segundo semestre, sumado a un contexto internacional más favorable para emergentes, despertó el apetito de los inversores.

Las acciones argentinas cierran 2022 de forma positiva luego de acentuar en el segundo semestre la tendencia alcista. De esta forma, a pesar de que los principales índices accionarios de Wall Street, como el Nasdaq, S&P 500 y el Dow Jones cerraron con pérdidas del 33%, 20% y 9% respectivamente, el Merval acumuló ganancias del 34% en dólares a lo largo del año.

Analistas consultados por Ámbito destacan factores locales e internacionales que explican la recuperación de las acciones argentinas. En el ámbito global, el ritmo de los mercados estuvo marcado por la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos que provocó una tendencia de vuelo a la calidad por parte de los inversores en gran parte del año. Sin embargo, en el último tiempo crecieron las expectativas de un menor endurecimiento de la Fed, lo que impulsó un mayor apetito por el riesgo. En el plano local, destacan el reordenamiento macroeconómico que viene realizando Sergio Massa desde su asunción, principalmente encaminar a la Argentina al equilibrio fiscal y una mayor acumulación de reservas.

Santiago Ruiz Guiñazú, de Adcap Grupo Financiero, señaló: “Después de la renuncia de Martín Guzmán hubo un cambio en las expectativas de los inversores luego de la asunción del equipo de Sergio Massa. Una de las medidas más importantes y que resultó exitosa para contener las presiones sobre el tipo de cambio fue el llamado régimen del dólar soja, que reordenó las expectativas a nivel macro. Sabíamos que los valores de las empresas argentinas están en valores históricamente muy bajos, y el efecto inercia que puede provocar una mejora en la economía de Brasil y haciendo pequeños cambios para reordenar la matriz energética, se podía generar una suba y es lo que sucedió”.

Sector ganador

En esta línea, agregó que “las acciones fueron en general una buena inversión, sobre todo en el sector energético, no tanto así en el sector bancario”. “Pero comparado con un año muy malo, como lo fue para las bolsas de Estados Unidos y para las de los principales mercados del mundo, se perdió menos en Argentina y el gran ganador fue el sector energético”.

Lucio Arrocha, de Quaestus Advisory, destacó: “Una de las diferencias entre el mercado argentino y el resto de los mercados internacionales es que, a inicios del 2022, múltiples mercados sobrecalentados empezaron a desacelerar. Argentina no llegó a la situación de estar sobrecomprada. Cuando los mercados internacionales empezaron a sufrir, Argentina mantuvo su dirección hacia el alza a un paso sostenido. Asimismo, lo realizado por Massa, posicionando a la Argentina en un buen sendero hacia un equilibrio fiscal, y de esta manera estabilizar la deuda pública, benefician sustancialmente la posibilidad crediticia del país, lo que traería al mercado tasas más acordes, impulsando aún más el crecimiento del país, y como consecuencia el crecimiento de las empresas argentinas”.

“Los inversores empezaron a notar el valor intrínseco de las empresas argentinas, las cuales presentaban valuaciones realmente atractivas que justifican el potencial riesgo. Al tener en cuenta esto, parte del mercado empezó a posicionarse en las acciones argentinas, entendiendo que había oportunidades a largo plazo. Esto tiene relación con inversores alejándose de mercados sobrecalentados, en busca de oportunidades con una relación riesgo retorno más eficiente y atractiva”, añadió Arrocha.

Por otro lado, desde Grupo Bull Market señalaron que el crecimiento, además de responder a una mejora en las variables macro, se debe al punto de partida de los activos argentinos y a “un descenso sostenido en las tasas medias de los bonos del Tesoro Americano, lo que habilita una mejora relativa en las valuaciones”.

De cara a 2023, Arrocha consideró que “las acciones argentinas siguen estando a cotizaciones relativamente bajas, retornos altos sujetos a un nivel de riesgo aceptable para varios inversores; esta tendencia alcista se podría prolongar en el año entrante si Argentina continúa resolviendo los problemas que limitaron su crecimiento en los años anteriores”.

Carolina Paparatto

Dejá tu comentario