Acuerdo PRO-UCR va por su primer stress-test el domingo

Edición Impresa

Será un fin de semana clave para la campaña del radicalismo. El acuerdo con Mauricio Macri y la paz que logró Ernesto Sanz tras la guerra interna con los candidatos que pedían libertad para acuerdos locales con el massismo tendrá su primer stress-test con dos elecciones claves. En Mendoza, la elección a gobernador pone a prueba la efectividad de un acuerdo entre el radicalismo, el PRO y el massismo encabezado en la fórmula para gobernador por Alfredo Cornejo y Laura Montero. Hacia allí viajarán el fin de semana todos los candidatos a gobernador del radicalismo, una suerte de cumbre para sellar la paz definitiva con los revoltosos que le complicaron a Ernesto Sanz el acuerdo con el PRO tras la convención. Córdoba tiene otra prueba que pasar: en Corral de Bustos debuta también para la elección municipal un acuerdo entre la UCR, el PRO y el Frente Cívico que lleva como candidato a Alejandro Caccarini. Competirá contra Roberto Pacheco, que busca la reelección por el justicialismo y el partido Es Posible que lleva a Oscar Volpini.

Córdoba será el centro de atención radical tras la elección en Mendoza y Santa Fe de este fin de semana.

Hacia allí bajarán también candidatos de todo el país para una ronda por todos los municipios que cada domingo van a elecciones. En total son 300 intendencias que renuevan donde en casi todas se juega el acuerdo UCR-PRO-Frente Cívico. El radical Mario Negri pasó toda la semana recorriendo la provincia y organizando la campaña.

Ayer hubo algunas confirmaciones sobre el acuerdo radical-macrista en Córdoba. Luis Juez anunció públicamente que se bajó de la precandidatura a gobernador, decisión que tomó el miércoles pasado. Lo hizo por pedido específico de Mauricio Macri, prueba de la importancia que tiene la elección para el grupo. Quedan en carrera los radicales Oscar Aguad y Ramón Mestre, pero en el radicalismo ya dan como un hecho que Mestre competirá por la reelección en la intendencia de Córdoba Capital, despejando así la interna.

"Si mi candidatura era un obstáculo, esa candidatura ya no está por más legítimo que crea que son mis derechos. Es importante conformar un espacio opositor en Córdoba", confirmó ayer Juez y en un acto increíble para otro momento declaró que acatará "al candidato que elija Mauricio Macri". Lo dijo tras salir de la sede del Gobierno porteño de la reunión en la que Macri le pidió que se bajara de la candidatura a gobernador.

En tren de ablandamientos, no bien Juez se retiró de la oficina, Macri recibió a Mestre, para el respectivo ejercicio de reubicación en las candidaturas. En este caso la situación es más complicada y suma a presiones externas al radicalismo. Macri le pide despejar la interna del grupo para la gobernación y que el actual intendente de Córdoba Capital vaya a una reelección. El anuncio del resultado de la gestión quedó para el fin de semana.

Así, Aguad es quien se queda con la chance principal de ser el candidato en la provincia; Macri lo prefiere y, además, le debe la chance ya que el cordobés fue el primer radical en tirarle un cabo al macrismo en la provincia.

Teatro

"He tomado una de las decisiones más difíciles de mi vida",
dijo Juez, "siempre me imaginé siendo candidato a gobernador, pero será otro dirigente del espacio político".

Con su habitual teatralidad, relató: "Ayer (por el miércoles a la noche) iba a hablar con Macri e iba con las encuestas, iba a decirle: 'Mirá, yo me merezco esto (liderar la oposición)' y estaba tan nervioso que le pedí a Dios para que me diera la palabra justa y no meter la pata...", confesó Juez, y agregó: "Pero el corazón me dijo que le diga: 'Mauricio, hacé lo que tengas que hacer, que lo voy a aceptar'".

Anoche definían en Córdoba las listas de candidatos a diputados y locales y de ahí que el anuncio final sobre la interna cordobesa del grupo UCR-PRO-Frente Cívico se anunciará recién el lunes.

En Mendoza, Ernesto Sanz organizó una cumbre de candidatos para proclamar la tranquilidad partidaria, en medio de la elección provincial.

El Comité Nacional partidario invitó a los candidatos a gobernadores, dirigentes que apoyan tanto la candidatura de Alfredo Cornejo para la gobernación, como la de Sanz para la presidencia de la Nación. Bajo esa proclama se anunció la paz: "Será un gran encuentro del radicalismo de todo el país. Estaremos todos, expectantes por la victoria de Alfredo Cornejo, quien, sin duda, va a ser un gran gobernador. Si hubo alguna herida política interna, ya es hora de cerrarla y que vengan todos a mi provincia es un orgullo en un día tan especial como el próximo domingo".

La puesta en escena será una bodega en Luján de Cuyo donde Sanz y Cornejo oficiarán de anfitriones. El festejo seguirá más tarde en el hotel Hyatt y ahí al hotel Aconcagua, donde el grupo instaló el búnker para esperar el resultado de la PASO. Allí estarán Julio Martínez (La Rioja), Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca), Horacio Quiroga (Neuquén), Francisco Torroba (La Pampa), Mario Cimadevilla (Chubut), Aída Ayala (Chaco), Atilio Benedetti (Entre Ríos), Horacio Massaccesi (Río Negro), Eduardo Costa (Santa Cruz), Federico Sciurano (Tierra del Fuego), Miguel Nanni (Salta), Gerardo Morales (Jujuy), Luis Naidenoff (Formosa), José Cano (Tucumán), Oscar Aguad (Córdoba), Hugo Domínguez (San Juan), Ricardo Alfonsín y Mario Negri.

Dejá tu comentario