Boeing cerró año con ingresos récord y ganó en pedidos a Airbus

Edición Impresa

La fabricante estadounidense de aviones recuperó el trono después de cinco años en que había sido superada por su competidor europeo.

Chicago - Boeing cerró 2018 con un doble récord. Por un lado, superó por primera vez en su historia el umbral de u$s100.000 millones en volumen de ingresos anuales. Y por el otro, logró romper una racha de cinco años de derrotas en cantidad de pedidos netos de aviones frente a su archirrival europeo Airbus (ver gráfico que acompaña esta nota).

Así, pasó a encabezar los dos principales rankings de comparación con Airbus, ya que conservó la delantera en lo que hace a cantidad de entregas, con 806 aeronaves contra 800 de su competidor.

La fabricante estadounidense de aviones presentó esta semana sus resultados del último trimestre del año pasado. El resultado neto trimestral aumentó 3,2% a 3.400 millones de dólares, con un beneficio por acción de 5,48 dólares contra los 4,58 esperados en promedio por los analistas.

La empresa tiene base de operaciones en Chicago, aunque sus principales fábricas están en su ciudad natal de Seattle. Para el año que comienza pronosticó la entrega de 895 a 905 aviones civiles, al menos un 11% más que el año anterior (806), un optimismo que calma los temores del mercado sobre el posible impacto de la guerra comercial.

Boeing, al presentar sus resultados, destacó que en 2018 tuvo récord de entregas, el éxito comercial del modelo 787 Dreamliner y puso énfasis en su cartera de pedidos, equivalente a siete años de producción.

Airbus sumó el año pasado 747 pedidos valorados en 118.400 millones de dólares, mientras que Boeing recibió 893 encargos por 143.700 millones de dólares.

Los inversores están atentos al número de aparatos que entrega Boeing a las aerolíneas y firmas de alquiler en un año, en busca de pistas sobre el flujo de caja y los ingresos de la compañía.

Pese a su positivo panorama, el mayor exportador de Estados Unidos se enfrenta a posibles turbulencias en varios frentes en 2019, como el estrés financiero de algunas de sus aerolíneas clientes, señales de una mayor desaceleración económica y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, donde Boeing envía una de cada cuatro aeronaves que fabrica.

Por otro lado, 2018 fue un año muy complicado para Airbus. El gigante europeo perdió a su legendario director de ventas, John Leahy, un estadounidense que dejó la compañía a comienzos de año tras varias décadas de servicio. Su sustituto, Eric Schulz, procedente de Rolls-Royce, apenas duró nueve meses en el cargo y fue reemplazado en septiembre por Christian Scherer. A esto se sumaron problemas con los motores del A320neo, que provocaron las quejas de varias aerolíneas, y el proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Agencias Europa Press y Reuters

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario