Cómo agregar valor en un contexto atípico

Edición Impresa

Este año, al igual que el año anterior, continuó atravesado por los cambios que instaló la pandemia, una variable que todavía sigue impactando en nuestra sociedad. Frente al contexto cambiante es importante ser flexibles para seguir estando cerca de los consumidores, responder a las nuevas demandas y apostar a la innovación sustentable bajo un propósito. Lejos de ser una tarea sencilla, significó adaptación y aprendizaje para todos.

Agregar valor en un contexto atípico fue un desafío para todas las empresas. También revalidar los lazos de confianza e integrar la aceleración tecnológica que para algunas compañías fue más natural que para otras. Por eso en este tiempo también pensamos hacia adentro de qué forma podíamos aportar nuestra escala para acompañar a otras organizaciones en este proceso. Así lanzamos UniPyME, un programa para incrementar la capacidad de este sector, especialmente a las más de 2.000 pymes que forman parte de nuestra cadena de valor. Allí, además de abordar la eficiencia productiva desde un enfoque sustentable, llevamos temas vinculados a la cultura organizacional como la diversidad, un activo que venimos trabajando hace tiempo en Unilever y en materia de género hemos logrados grandes avances. Hoy tenemos el desafío de profundizar una mirada más amplia de la diversidad, que esté mucho más allá de una cuestión exclusivamente de género.

Trayectoria

Fue un año especial para todos, en particular para Unilever ya que cumplimos 95 años en Argentina, casi un siglo donde gracias al aporte de los colaboradores y también de quienes nos precedieron, atravesamos todo tipo de coyuntura. Logramos consolidar nuestro rol económico y social, enfocados en estar presentes en las comunidades donde operamos e impulsar la industria nacional. Aún cuando en esta segunda etapa se siguen presentando nuevos desafíos, frente al contexto macroeconómico que hoy vivimos, con el incremento de los costos por encima de la inflación y la dificultad para obtener materia prima.

Momentos excepcionales requieren pensar soluciones diferentes y la pandemia nos puso cara a cara con algo tan simple como la empatía y la colaboración: somos personas trabajando para otras personas. Considero que atravesamos las contingencias con el foco siempre puesto en el cuidado de nuestra gente y en abastecer al mercado con nuestras 6 plantas productivas ubicadas en diferentes partes del país trabajando a máxima capacidad, incluso en pleno aislamiento.

Se acerca el 2022 y tenemos la visión de seguir fortaleciendo nuestra cadena de valor e impulsando la industria nacional, contribuyendo a posicionar a la Argentina como un mercado de referencia en la región. Esto se traduce en generar inversiones que nos permitan tener mayor capacidad para seguir exportando y mantener una balanza comercial positiva. Del mismo modo, aspiramos a continuar los planes de nacionalización de productos terminados e insumos con el fin de aportar al desarrollo de proveedores locales que generen más empleo.

Hoy, el 93% de lo que vendemos en el país son productos fabricados acá. Esto no es casual, se trata de un trabajo constante que queremos robustecer ampliando la articulación con distintos actores. Estamos convencidos de que necesitamos profundizar también la transformación organizacional que nos permita estar más preparados y capacitados para seguir posicionándonos como una compañía de futuro.

Temas

Dejá tu comentario