23 de marzo 2011 - 00:00

Aprestos de un pacto UCR-Peronismo Federal

Por primera vez, desde Córdoba, Ricardo Alfonsín admitió la posibilidad de cancelar la interna adelantada frente a Ernesto Sanz. En la foto, el exdiputado Mario Negri.
Por primera vez, desde Córdoba, Ricardo Alfonsín admitió la posibilidad de cancelar la interna adelantada frente a Ernesto Sanz. En la foto, el exdiputado Mario Negri.
Julio Cobos comanda la operación en persona y dialoga directamente con el diputado Gustavo Ferrari, álter ego de Francisco de Narváez en el Congreso. A Ernesto Sanz, tanto Federico Storani como Rubén Lanceta, sus armadores bonaerenses, le aconsejan una aproximación al Peronismo Federal ante la falta de opciones competitivas en el principal distrito electoral del país. El senador mendocino todavía no autorizó contactos oficiales. Sin embargo, ya circula un borrador que será presentado en junio ante la Convención Nacional de la UCR para ampliar el marco de alianzas y explorar un acuerdo electoral con una versión depurada del peronismo disidente.

El vicepresidente dedicó ayer gran parte del día a investigar cuál sería el impacto de llevar a la Convención Nacional del partido un pedido de alianza con el Peronismo Federal de De Narváez que, para no herir susceptibilidades radicales, podría limitarse a la provincia de Buenos Aires. Se encerró en su despacho del Senado con el intendente de Junín, Mario Meoni, principal nexo cobista con el diputado de Unión PRO que derrotó a Néstor Kirchner en las elecciones legislativas de 2009. El máximo órgano del partido se reunirá en junio, pero el 4 de mayo a las 10, cuando todavía esté fresca la interna adelantada del 30 de abril entre Ricardo Alfonsín y Sanz, habrá una reunión de la mesa directiva de cara al encuentro ampliado en el que el alfonsinismo, gracias al acuerdo con Leopoldo Moreau, tiene mayoría de integrantes.

El plan del cobismo es cerrar un acuerdo con Sanz y llevar a la Convención un marco de alianzas que incluya al Peronismo Federal de De Narváez, quien ayer desde Quilmes volvió a reclamar que «cuanto antes definan las candidaturas nacionales». Luego de las elecciones en Catamarca y en Chubut, Sanz se cuida de no mencionar en público a De Narváez y se limita a exhortar a la UCR a ampliar el marco de alianzas.

La eventualidad de que Mauricio Macri se recluya en la Capital Federal en busca de un segundo mandato, sumada a la presencia de Eduardo Duhalde en el esquema de acuerdos del PRO, llevó al diputado-empresario del PJ anti-K a tener un plan B que incluya a la UCR. O, incluso, a presentarse sin candidato presidencial para dar un apoyo tácito y desfigurado tanto a Macri como al presidenciable radical.

Alfonsín, por ahora, rechaza de plano cualquier acuerdo con el Peronismo Federal e insiste en profundizar el vínculo con el Partido Socialista de Hermes Binner, el GEN de Margarita Stolbizer y hasta repatriar a Elisa Carrió. Como anticipó este diario el lunes, la interna adelantada de la UCR entre Alfonsín y Sanz agoniza.

Consenso

Ayer, por primera vez, el hijo del expresidente admitió públicamente la posibilidad de suspender ese proceso y definir al candidato por consenso. «El partido ya decidió que el 30 de abril será la fecha de las elecciones; y no descarto que se pueda establecer un consenso antes de esa fecha, pero no puede ser después», sorprendió Alfonsín desde el sur de Córdoba. De cara a la próxima reunión de la Convención, explicó: «La sociedad desea un cambio y quiere saber las políticas de alianzas, los candidatos, los programas; tenemos que hacer todas estas cosas y no podemos demorar esa tarea. Si postergamos la fecha, seríamos funcionales al oficialismo, porque le estaríamos dando tiempo, y el tiempo da mucha ventaja, y nosotros no tenemos derecho a dar ventajas». Si creemos que somos la alternativa al FpV y que podemos garantizar un país mejor, tenemos la obligación política y moral de no dar ventajas». En el despacho de Cobos no hacían la misma lectura. «Alfonsín y Sanz se apuraron en lanzar sus candidaturas presidenciales y no lograron nada. Ricardo ya alcanzó su techo y Sanz sigue cayendo», advirtió Meoni.

El titular de la Convención Nacional, Hipólito Solari Yrigoyen, tiene buen diálogo con Cobos y ya está al tanto de los movimientos subterráneos en el radicalismo. De Narváez escucha ofertas, pero, al igual que frente a Macri, ya advirtió que en caso de cerrar un acuerdo, sus pretensiones irán más allá de la provincia de Buenos Aires y buscará ubicar a un dirigente de su confianza al frente de un futuro Ministerio de Seguridad de la Nación.

Dejá tu comentario