Apura Macri recibir fondos de soja

Edición Impresa

Los legisladores PRO de la Ciudad de Buenos Aires tienen previsto convocar esta semana a una sesión especial, con la única intención de refrendar un decreto de necesidad y urgencia mediante el cual Mauricio Macri acepta recibir los fondos coparticipables de las retenciones a la soja. La idea de que el jefe de Gobierno emita una norma de ese tipo, sin embargo, generó ya un debate interno que terminaría de acotarse hoy, en la reunión de gabinete que Macri presidirá en el palacio municipal. El viernes, el Gobierno porteño anticipó su decisión a los legisladores, pero los asesores de Macri tratarán de asegurarse sobre la necesidad de que la Legislatura apruebe recibir esos fondos.
Si Macri firma el DNU -los macristas no quieren dejar pasar esta semana para aprobarlo-, no es sólo porque el trámite es imprescindible en la Ciudad para que esos decretos tengan vigencia, sino por el calendario. Otra opción es que el jefe porteño firme un decreto común o mande un proyecto de ley o considere que con una carta enviada al Ministerio de Hacienda de la Nación sea suficiente para recibir el dinero.
Este jueves y el de la semana que viene, días de sesiones ordinarias, serán feriados, por eso el macrismo no quiere correr el riesgo de postergar la aprobación de la norma que fuera por otro calendario urgente: el electoral.
El macrismo y la oposición creen que, de concretarse la sesión especial esta semana, la Legislatura en la práctica estará «cerrada» a cualquier tipo de acuerdo por el clima de campaña electoral. Al menos los bloques facilitadores para la sanción de normas cuando a PRO le faltaron votos, es decir, la Coalición Cívica (CC), el telermanismo y una porción K ya avanzan en la embestida contra el jefe de Gobierno porteño a la espera de la captura de votos. Ayer, por ejemplo, el carriosista Sergio Abrevaya comenzó a cuestionar la candidatura de Gabriela Michetti diciendo que «fue electa vicejefa de Gobierno y debería cumplir el mandato», olvidando los discursos de Elisa Carrió, quien pugnaba por no confrontar con esa postulante, al punto que no encabezará la lista a diputados de la CC.
A eso se suma la propia interna PRO (ver nota aparte) por la conformación de las listas que llevarán a Michetti de candidata a diputada nacional.
Por eso los macristas buscarán celeridad para refrendar el DNU que le permitirá a la Ciudad de Buenos Aires recibir cerca de $ 155 millones, tal como explicó el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la semana pasada, cuando anunció que la Ciudad aceptará los fondos, a pesar de la oposición que manifiesta a las retenciones a la soja que viene haciendo PRO.
En la Ciudad de Buenos Aires, un DNU debe ser aprobado por los legisladores en el curso de 30 días o pierden vigencia, a diferencia de lo que ocurre a nivel nacional, donde el Congreso, si no trata esas normas especiales, se consideran avaladas por los legisladores. A pesar de contar con plazo, los macristas insisten en provocar la votación lo antes posible ante el temor de que la sesión especial sea la última vez que el recinto encuentra a representantes de todos los bloques para un debate con discusión. Además, la aprobación del decreto de Macri no tendría mayores inconvenientes, ya que el kirchnerismo lo aprobará, aún con discursos.

Dejá tu comentario