"Argentina tiene la oportunidad de servir al mundo con empleos basados en el conocimiento"

Edición Impresa

• En on
El director general de Microsoft Argentina, Diego Bekerman, recibió en sus oficinas a Ámbito Biz. La charla pasó por temas de mercado, coyuntura de la industria y los desafíos del gigante digital.

En 16 años dentro del gigante tecnológico, Diego Bekerman incursionó en distintos campos. Participó en el mercado de pymes y medios, fue gerente comercial, director comercial y gerente de marketing y operaciones. Con 42 años, es desde hace dos años director general de Microsoft para la Argentina. "La misión, las aspiraciones, la cultura de la empresa y sus objetivos hoy no son los mismos que hace cinco años".

Periodista: ¿Cuál es la clave de una compañía para capitalizar la economía digital?

Diego Bekerman: Hay que trabajar sobre la base de cuatro pilares. Una empresa para transformarse y aprovechar las oportunidades de la economía digital tiene que avanzar en cómo servir mejor a sus clientes, ciudadanos o consumidores, esta es la mirada más externa y donde el 80% de las organizaciones creen que ocurre la transformación digital pero es sólo un pilar. Después cómo empoderás a tus empleados porque si la gente no colabora y no cambia sus procesos en términos digitales poco va a servir hacia afuera. Luego como redefinir tus procesos u operaciones habilitados digitalmente. Si sos capaz de hacer esas tres primeras vas a transformar tus productos o servicios, y cuando realmente cubrís estos cuatro pilares estás maximizando el poder de la transformación digital. Hoy nuestro principal foco a empresas y gobiernos tiene que ver con servirlos en esa transformación.

P.: ¿Los nuevos objetivos implicaron una transformación de la empresa?

D.B.: Absolutamente. Estamos en un modelo evolutivo, pero hace un par de años hicimos muchos cambios que son la base transformacional de lo que somos hoy. Porque venimos de una economía industrial igual que la mayoría de las organizaciones que existen en el mundo y tuvimos que dar el salto a la economía digital. Somos una empresa mucho más abierta, nos consideramos open source, nuestra tecnología está disponible en cualquier sistema operativo, estamos enfocados en aprender, tenemos partnership con cualquier compañía de la industria, somos horizontales en términos de cómo servimos a otras empresas y hay jugadores que son competidores y socios al mismo tiempo.

P.: ¿Este proceso de transformación es también puertas adentro?

D.B.: Sin dudas. Esa transformación va de la parte interna con una nueva cultura a la parte externa. Tenemos una obsesión por aprender, por atender a los clientes, por ser diversos e inclusivos, por tener una mejor representación de a quien servimos pero al mismo tiempo tomar mejores decisiones. Y cuando hablo de diversidad e inclusión no me refiero sólo a género sino en estilos, en edad, en nacionalidad, en distintas variables. Nosotros en diversidad de género estamos muy bien, yo soy el primer gerente hombre en 10 años de Microsoft en la Argentina. La diversidad tiene que evolucionar, el foco tiene que estar en la nacionalidad, en las distintas carreras, se trata de traer a la mesa más miradas que no son sólo géneros y después incluirlas para escucharlas. Nuestro objetivo es trabajar en equipo y hacer que el feedback del cliente o del usuario vaya mucho más rápido a quienes definen o diseñan nuestros productos. Si nos enfocamos en aprender, nos obsesionamos en los clientes, somos diversos e inclusivos y trabajamos como una compañía vamos a hacer realidad nuestra misión.

P.: ¿Internamente fue orgánica la transformación?

D.B.: Es un proceso que viene desde hace cinco años y como en toda transición hay algunos que se suben más rápido, algunos que tenés que ayudar y otros que prefieren irse.

P.: ¿Qué es hoy Microsoft?

D.B.: Es una compañía enfocada en empoderar a organizaciones e individuos a lograr más a través de la tecnología. A las empresas las empoderamos a través de tecnología que les permita transformarse digitalmente. El 99% de nuestro negocio es a través de otras empresas. Estamos en un ecosistema de 5 mil partners que emplean 150 personas en la Argentina, con distintas responsabilidades sobre ese ecosistema.

P.: Hablaba de empoderar empresas pero también a individuos. ¿Cómo sería en este último caso?

D.B.: Cuando pensamos en empoderar individuos pensamos en todas las aplicaciones que les damos la mayoría en forma gratuita que están disponibles en cualquier plataforma a través de Office que les permite comunicarse, producir contenido, ser más efectivos sin importar el modo que ellos elijan interactuar, siempre de un modo seguro. Y hay otra dimensión que tiene que ver con el trabajo que hacemos para empoderar al país y es nuestro foco. Cómo colaboramos con los gobiernos nacional, provinciales y municipales para trabajar en educación, es decir acercar tecnología y contenido a los estudiantes, a los docentes, a los padres, a los investigadores, cómo trabajamos en la empleabilidad para ayudar a los jóvenes para prepararse con herramientas ya sea para emprender o para integrarse al mercado laboral, como trabajamos con emprendedores y pymes para que la tecnología sea un motor de crecimiento.

P.: ¿Agenda pública y privada van juntas?

D.B.: Van de la mano. Hoy vemos a los gobiernos nacional, provinciales y municipales tratando de transformarse en la aspiración de servir mejor al ciudadano; crear mecanismos de digitalizaciones de documentos, dar mayor transparencia, modernizar el Estado, acercarse más al ciudadano y en algunos casos hacer políticas públicas personalizadas. Hay distintas iniciativas que ponen el foco en cómo la tecnología es un habilitador para ser más transparente, más eficiente y estar más cerca del ciudadano, y esto tiene que ver a cómo sirvo para mejorar la educación, la empleabilidad, la inclusión, eliminar situaciones de vulnerabilidad.

P.: ¿El empleo es un desafío?

D.B.: Es un desafío y al mismo tiempo es una oportunidad. Obviamente va a haber un cambio muy grande en los empleos, pero trato de desdramatizarlo porque hay tendencias que dicen que el empleo como lo conocemos va a desaparecer. Primero creo que no existe nada blanco o negro, es un modelo evolutivo, no es verdad que todo va a ser economía digital, todavía gran parte del mundo se mueve y se va a mover en una economía en donde la distribución es el valor fundamental. Los empleos van a ir evolucionando. Es verdad que nuestros hijos se están preparando para empleos que nos sabemos cuáles van a ser y el foco tiene que estar puesto en cómo los educo en capacidades que son inalienables por la inteligencia artificial como la empatía, la creatividad, el pensamiento crítico y por eso somos abogados de las ciencias duras y las ciencias de la computación porque creemos que eso les permite a los chicos desarrollar la lógica y entender cómo piensa una computadora, porque mucho de la inteligencia artificial es colaborativo con el hombre y no la máquina tomando decisiones y el ser humano no haciéndose responsable. Hay una gran evolución en los empleos, obviamente va a haber grandes desafíos para algunos empleos repetitivos y creo que el rol que nosotros tenemos, pero principalmente el Estado, es ayudar a reconvertir a esa fuerza laboral para que tenga un espacio en el mundo del mañana que ninguno de nosotros sabemos cómo va a ser.

P.: ¿Las pymes también pueden cambiar?

D.B.: La revolución digital impacta a todas las empresas. La velocidad de cambio va a depender de la decisión de cambio que tengan. Esto atraviesa a todas las industrias, todos los negocios y todos los tamaños de organización. Cambiás por aspiración o por necesidad. Las que más rápido van a cambiar son las que decidan aspiracionalmente que quieren transformarse y las otras en algún momento van a tener que cambiar por necesidad porque si no van a quedar fuera del mercado. Una de las grandes variables de la transformación digital es que hace mucho más simple y económico abrir nuevos mercados. Lo mismo que para emprender, hoy necesitás conectividad, educación y las ganas de emprender. Ahí hay una oportunidad grande como país porque en lo geopolítico no hay guerras, en la zona horario estamos muy bien ubicados y en términos de educación tenemos un potencial muy grande con talento y creatividad. Tenemos una oportunidad de servir mucho al mundo con empleos basados en el conocimiento y exportar mucho a través del movimiento emprendedor.

P.: ¿Con el nuevo Gobierno hubo más oportunidades de negocios?

D.B.: Nuestros foco con los gobiernos no tiene que ver con el color político. Si los gobiernos están dispuestos a invertir en tecnología para ser más transparentes o modernizar o servir mejor al ciudadano, nosotros estamos dispuestos a ayudar.

P.: ¿En un contexto de crisis de consumo, cómo está la compañía?

D.B.: Nuestro negocio está sano. Representamos un nicho pequeño en el consumo masivo porque trabajamos en tabletas, notebook, consolas. El objetivo está en ganar share frente a la competencia en un mercado de consumo que tiene sus dificultades. La mirada de largo plazo es qué va a pasar con este cambio en el modelo arancelario y cuánto eso va a hacer crecer la venta de notebooks y dispositivos.

P.: ¿Dónde buscan el talento?

D.B.: Hay distintas fuentes de talento. Siempre tratamos de entender el potencial porque es una compañía y una industria que cambia permanentemente. No es que contratás a alguien para que haga A y toda la vida va a hacer A. Buscamos perfiles disruptivos que representen los principios de liderazgos, con lo cual necesitás gente que pueda aprender y evolucionar, y cuanto más rápido lo puedan hacer mejor talento es. Buscamos talento en la academia, en la industria y de otras industrias que nos puedan brindar distintas perspectivas en torno a cómo ir hacia esas industrias. También tenemos mucho foco en buscar talento técnico que se puedan sentar con nuestros clientes a hablar de igual a igual pero al mismo tiempo tenga la capacidad de aprender y evolucionar.

P.: ¿Cómo evolucionaron las unidades de negocios?

D.B.: A decir verdad, el único que cambió es el negocio de los celulares en el que hoy no estamos, pero las áreas de negocios son las mismas: trabajar con los fabricantes de los dispositivos y todo lo que es consolas de Xbox, juegos, retail y demás. También un área donde servimos a empresas más grandes en términos del consumo de tecnología, el área de pequeñas y medianas empresas, el área de sector público y salud que son dos industrias que van juntas con educación. Y el área de socios de negocios en donde ponemos muchísimo foco porque es a través de los cuales vamos a gobierno y empresas. Después tenemos equipos de RRHH, finanzas, marketing y comunicación y innovación.

Dejá tu comentario