19 de enero 2011 - 00:00

Asalto comando a un banco en pleno microcentro: roban más de $ 500 mil

Un incendio de un auto en plena 9 de Julio, una bomba en un cajero y una amenaza de bomba fueron los hechos que aparentemente generaron los delincuentes para asaltar el banco Galicia.
Un incendio de un auto en plena 9 de Julio, una bomba en un cajero y una amenaza de bomba fueron los hechos que aparentemente generaron los delincuentes para asaltar el banco Galicia.
Un grupo de delincuentes armados protagonizó ayer un asalto comando de película en una sucursal del banco Galicia en el microcentro porteño, al que ingresaron tras forzar la puerta principal. Allí le robaron el arma al policía de custodia y se llevaron más de medio millón de pesos de la recaudación diaria de la sucursal.

Fuentes policiales informaron que se investiga si la banda montó previo al asalto un operativo de distracción en las inmediaciones al banco con el incendio de un auto, la explosión de una bomba molotov en un cajero automático y la amenaza de bomba en local de comida rápida.

El golpe fue cometido a las 17.20 por una banda de al menos 6 personas en la sucursal que se ubica en Roque Sáenz Peña 865, en pleno microcentro y en horario pico, donde los trabajadores regresan a sus casas. Los delincuentes se llevaron una cifra superior a los $ 500 mil de los movimientos diarios de la entidad, luego de entrar a la sucursal mediante la utilización de un estilete o con llaves.

Diego Videla, vocero del banco Galicia, señaló a los medios, luego de conocerse la noticia, que los ladrones irrumpieron, le sacaron el arma reglamentaria al policía que estaba allí y subieron al primer piso de la entidad, de donde se llevaron el dinero. Allí, los sujetos, fuertemente armados, lograron llegar al Tesoro, tras reducir a algunos empleados, y se alzaron con una importante suma de dinero, para escaparse a bordo de dos automóviles. Videla, señaló que el robo se perpetró en contados minutos y los ladrones «fueron directamente al Tesoro y robaron el dinero de ahí».

El vocero llevó tranquilidad a los usuarios y explicó que ninguna caja de seguridad fue violentada y que tanto los empleados como el policía que se hallaba de custodia resultaron ilesos y descartó que haya habido clientes en el interior del banco, dado que ya no era horario de atención al público.

Los movimientos de los ladrones, quienes actuaron a cara descubierta pero portando anteojos negros, quedaron registrados en las cámaras de seguridad del banco, y la Policía ayer ya comenzó a analizar las imágenes para poder dar con los sujetos.

Al ser consultado sobre cómo respondió el protocolo de seguridad del banco, Videla admitió que «no funcionó», pero aclaró que eso no se debió a una responsabilidad de la entidad.

Efectivos de la Comisaría 1ª llegaron al lugar para realizar las pericias correspondientes y analizaban en la noche de ayer también la forma que tuvieron los asaltantes para poder cometer el atraco, que por su audacia sorprendió a los efectivos y a los responsables del banco.

La Policía también investigaba si los ladrones realizaron antes del asalto al banco un operativo de distracción, que es la principal hipótesis de los investigadores, que podría incluir una amenaza de bomba en un restorán de hamburguesas, una explosión en un cajero automático de otra entidad crediticia y el incendio de un automóvil, todo a pocas cuadras de distancia del lugar del robo y con apenas minutos de diferencia.

Dejá tu comentario