Ataques de pánico masivo

Edición Impresa

Nuevamente descendió la Bolsa de Nueva York que está viviendo su peor semana en casi un año. Siguen afectando las mismas razones a la huida inversora de las acciones, las nuevas alzas de las tasas de interés, la suba de los bonos del Tesoro y ciertas novedades domésticas como el aumento de un 0,1% el mes pasado del índice de precios al consumidor (IPC), según datos del Departamento de Trabajo, por debajo de lo previsto por los analistas.

Así las cosas, los tres índices de referencia de la Bolsa de Nueva York finalizaron con signos negativos: el Dow Jones de Industriales concluyó en 25.052,83 puntos bajando el 2,13%, el S&P500 se situó en los 2.728,37 puntos perdiendo el 2,06%, y el Nasdaq Composite depreciándose el 1,25% llegó a los 7.329,06 puntos.

Por su parte, a los principales índices de las Bolsas europeas también se los llevó la marea roja: París bajó el 1,92%, Fráncfort 1,48%, Madrid 1,69% Milán 1,84% y Londres 1,94%. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio perdió el 3,9%.

Esta vez con los botines de punta. El presidente Trump criticó de nuevo a la Reserva Federal, cuando afirmó que está siendo "demasiado agresiva" en sus políticas y calificando las alzas de los tipos de interés como una política "ridícula" que está encareciendo para su Gobierno la financiación de sus crecientes déficits. "Estoy pagando intereses a una tasa más alta por nuestra Fed", aseveró Trump en una entrevista en el programa "Fox & Friends" del miércoles.

Es el segundo ataque del presidente contra el banco central en las últimas 24 horas , tras una caída de las acciones en Wall Street, atribuida en forma parcial a un ajuste de los inversores al ciclo de subas de tipos de la Fed, así como un aumento de los rendimientos de los bonos a largo plazo del Tesoro.

Desde el cierre de Wall Street el miércoles, ha llamado a la Fed "demente", "loca", "ridícula" y ha dicho que "está haciéndose la lista", afirmando que sus alzas de tipos son "demasiado agresivas" y un "gran error". Además afirma que no está contento.

La presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, salió en defensa de la Fed, destacando la importancia de la independencia de la política monetaria y que "no asociaría" al presidente de la Fed, Jerome Powell, "con la locura".

Dejá tu comentario