Atrasada secuela de clásico de terror, hoy divierte

Edición Impresa

Hay algo importante a favor de esta demorada secuela de "Jeepers Creepers", y es que ya nadie hace peliculas así: tan malas y divertidas. Bodrios de este calibre ya no suelen pasar los filtros de la industria, lo que es una pena, sobre todo en lo que tiene que ver con el cine de terror. Es que mientras una mala comedia, que no hace reír, es una experiencia tristísima, una pésima película de terror, que no da miedo, genera carcajadas a granel.

En sus mejores peores- momentos, "Jeepers Creepers 3" aporta esa absurda chispa que ya casi nunca brilla en la pantalla grande. La historia vuelve a incluir un camión infernal repleto de gadgets temibles, comandado por el demonio alado de otrora, que ahora además de cebarse con adolescentes descerebrados (incluyendo aprendices de motoqueros) también es perseguido por un ejército de parapoliciales sureños. Entendiendo que las peliculas previas son de 2001 y 2003, esta nueva entrada debería conseguir que el público se interese por una trama que, ya de por sí, era bastante hermética. No lo logra, pero si regala una media docena de escenas delirantes, lamentablemente intercaladas con situaciones más sobrias que mitigan el potencial de todo el asunto.





"Jeepers Creepers 3" (EE.UU., 2017). Dir.: V. Salva. Int.: S. Shaw, G. Haugh, B. Smith, M. Foster.

Dejá tu comentario