Avatares de tv

Edición Impresa

 
  • La vuelta de Mirta Legrand a la TV comenzó a cristalizarse ayer en el restaurante LOrangerie del Alvear Palace Hotel. Allí se la vio a «la Chiqui», almorzando (como no podía ser de otra manera) con Juan Waehhner, funcionario del Grupo Telefónica y flamante CEO de Telefé, canal donde se concretará el retorno de la diva. No será con sus históricas tenidas gastronómicas del mediodía, sino con la ficción «La Dueña», que la tendrá como coprotagonista. Sin embargo, en el encuentro se discutió brevemente la posibilidad de que Legrand regrese con sus almuerzos en el segundo semestre del año, mezcla de homenaje y despedida formal de un ciclo que supera las cuatro décadas.

  • Del buffet del restaurante también se sirvieron su nieto Ignacio Viale (a quien Waehner le preguntó «¿Sos algo de Ignacio, el de la consultora?»; el joven respondió incómodo «Es mi papá...»), Tomás Yankelevich (gerente de programación de Telefé) y Juan Velo, CEO saliente del canal, que regresa a España para ocupar otra responsabilidad en el grupo. Y si bien todavía falta firmar los contratos para que se concrete uno de los retornos más esperados de la TV local, el encuentro público de la actriz (que vuelve a serlo) acompañada de su nieto y productor personal, con el nuevo número uno de Telefé pareció ser una señal más que clara de que el canal quiere avanzar con «la Chiqui» como «La Dueña». Una curiosidad: en otro sector del restaurante almorzaba «Chiche» Gelblung, que tras un breve armisticio, volvió a convertirse en enemigo de Legrand, en un enfrentamiento que ya acumula tres décadas. 

  • Debutó con éxito la gran apuesta de «Canal 13» para este año, «Lobo», con 21.6 puntos de rating y superó a la competencia en «Telefé», «Dulce amor» (17.8), que venía siendo lo más visto de esa emisora y empataba con «Herederos de una venganza». Pol-ka tomó lo más rendidor de cada una de sus novelas anteriores y las remixó en esta nueva. Al personaje del hombre lobo tomado del cine se sumaron las citas bíblicas que funcionaron muy bien en «Herederos de una venganza». Así, no falta el bebé que sobrevive a la muerte de su madre en el parto y fue enviado cual Moisés en un canasto para que su madre adoptiva lo rescate del río y lo críe. Treinta años más tarde, ese bebé es el galán Gonzalo Heredia que, como Juana Viale en «Malparida», regresa para vengar la sangre. Para eso ingresa a la poderosa compañía de su padre (sin que nadie lo sepa).

  • Como en «Malparida», idearon el clima de oficina con personajes coloridos para los momentos más cómicos, y buscaron actores destacados del teatro, por caso, la excelente Vicky Almeida («Espejos circulares», «En el cuarto de al lado»). También recurrieron a un desfile de figuras masculinas de diversas edades para captar a las televidentes femeninas jóvenes y maduras, comenzando por Heredia, que sigue actuando tan mal como en «Malparida». El mérito de su «Hombre lobo» radica en el maquillaje y los efectos antes que en su composición. Completan el elenco masculino el maduro sex symbol Osvaldo Laport, Gerardo Romano, Adrián Navarro, Esteban Meloni y Esteban Pérez, entre otros. Lo mejor, el despliegue de locaciones y gran cantidad de buenos actores como Luis Machín o Mariana Prommel, y la alta definición en que se transmite.  


  • Otro debut del lunes fue «Perfidia» en «Canal 7», con mal rating, 0.6, muy por debajo de las expectativas. La miniserie protagonizada por Juan Gil Navarro, Antonio Birabent, Gloria Carrá y Romina Ricci, entre otros, está realizada en fílmico pero su calidad de imagen y sonido resultó muy inferior al HD de «Lobo». Pese a las promesas de «Canal 7» de televisación en alta definición, siguen siendo sólo unos pocos programas, en su mayoría deportes, los que se ven en HD. Si bien la trama resulta interesante (una estafa millonaria que está inspirada en «El esquema de Ponzi»), sus vaivenes temporales pueden confundir a los televidentes dispersos.
  • Dejá tu comentario