Avatares de tv y radio

Edición Impresa

  • Mirtha Legrand recibió ayer a los protagonistas de «Miss Tacuarembó» y no tuvo más remedio que retomar, ante el impacto mediático que provocó el lunes su diálogo con Roberto Piazza, el debate sobre el matrimonio gay. «A la mañana, en la radio, me mataron», se dolió la conductora, luego de haberle preguntado a Piazza si «un chico adoptado por homosexuales corría más peligro de ser violado por alguno de ellos». Oreiro sostuvo que «el miedo de la gente radica en que se pueda terminar la familia, pero no va a ocurrir eso» y allí Mirtha volvió a exponer su punto de vista: «Yo defiendo mucho la figura de la madre. ¿Quién no ha estado en el regazo de la madre y cuando te pasa algo terrible gritás ¡mamá mamá!». Algunos opositores al matrimonio gay habrán sentido que esos argumentos eran salvavidas de plomo. 

  • A continuación, para responder a aquellos que tanto la habían criticado en radio, Legrand buscó ahondar aun más su línea de pensamiento: «Que yo piense de este modo no significa que rechace a los demás, sólo respeten mi opinión. Adoro a los gays, tengo miles de amigos gays, pero lo que pregunté ayer a Piazza lo hice porque mucha gente se lo debe preguntar». Diego Reinhold sostuvo que, si de violación se trata, ocurre tanto con heterosexuales como con homosexuales. «Esta ley hace que la gente muestre que quiere los derechos para sí, pero no para otros». Mirtha aportó el costado político: «Me intriga cómo el Gobierno ha instalado este tema y se ha convertido en un claro enfrentamiento entre el Ejecutivo y la Iglesia». Cuando Reinhold expresó que la Iglesia debería dejar de tener tanto poder sobre la ética, Legrand fue concluyente: «Este es un país católico».

  • En «Canal 13» se comenta informalmente que Ricardo Fort compró un espacio en la trasnoche pero que no contará con producción ni apoyo de la emisora (algo así como con los evangelistas de otras épocas). Claro que si «Canal 13» no quisiera tenerlo en pantalla le negaría ese lugar y principalmente el que ocupa a diario junto a Marcelo Tinelli, con picos máximos de rating. Una cosa es despegarse desde lo editorial y otra beneficiarse por el rating y la publicidad. 

  • Así como algunos conductores de noticieros de TV no dejan de leer sus laptops, casi ignorando al televidente o hablando entre ellos, de perfil a las cámaras, las radios también adoptan juegos antiradiales. En el programa de «Blue» que conducen Diego Scott y Ursula Vargues, dedican largos minutos a explicar el juego en el que los conductores y panelistas harán dibujos: «A él le toca objeto, a él dificultad, a ella acción», para que los oyentes adivinen cuándo cuelgan los dibujos del blog. Si bien todo apunta a la búsqueda de interactividad con el oyente, el «Pictionary» hablado resultó lo más antirradial en mucho tiempo.

  • Diferente es el caso del nuevo lanzamiento de Mario Pergolini en Rock & Pop, que busca avanzar varios casilleros en materia de tecnología radial. La semana pasada transmitió mediante su página de Internet un concierto de Divididos que los oyentes pudieron ver y escuchar de manera gratuita. Se realizó en el estudio de grabación de la radio, con mas de 11 cámaras, conexión p2p, que logra buena calidad de imagen, mezclas de sonido, conectividad y velocidad. Este viernes será el recital de La vela puerca. 

  • Sigue muy bien la segunda temporada de «Breaking bad», sobre un profesor de química que para afrontar su tratamiento de quimioterapia accede a fabricar metales de metanfetamina con un adicto/dealer. En el último programa, aparece el dilema entre el máximo secreto que representa esa actividad clandestina para el profesor, por la que ambos se enfrentan con los más temibles gangsters y narcotraficantes. No sólo su familia le exige explicaciones cuando llega tarde sino que su amigo policía indaga en el laboratorio de la escuela ante el faltante de varios instrumentos. Fue el profesor quien los había sustraído y fueron hallados en una cocina de droga. Hasta ahora nadie sospecha de él pero se vislumbra que resultará difícil no reiterar episodios de sangre y muerte, como los que en la primera temporada llevaron al protagonista a alejarse del negocio. Todos los martes en AXN, a las 21.

  • Además de los varios dislates específicamente futbolísticos que se oyeron en las transmisiones del Mundial (cuyo primer premio se lo llevó «Verón, al ser pelado, se mueve aerodinámicamente por la cancha»), en la televisación del partido final se oyeron otros de diferente índole. Por caso en «Telefé», durante largos minutos, se leyó que se transmitía desde «Jonahhesburgo» en directo -luego alguna mano aviesa cambió la geografía del lugar-; también que la Reina de España lucía «el mismo pañuelito de los Sanfermines», cuando para los Sanfermines el pañuelo es cuadrado, rojo, y se lleva atado al cuello -algo que en la moda argentina se llamaba estilo «gatito-». A la Reina se la veía con una bufandita roja de un lado y amarillo del otro, que le permitía gráciles cambios. Finalmente, que «una hija de la Reina de España está casada con un famoso waterpolista», cuando la Infanta Cristina está casada con un ex jugador de handball.
  • Dejá tu comentario