Banfield le mostró sus credenciales

Edición Impresa

River llegaba con mucho entusiasmo al comienzo de este torneo Clausura, después del cambio de presidente y una pretemporada alentadora por el rendimiento del equipo en los torneos de verano, pero tuvo la mala suerte de debutar con Banfield. El mismísimo campeón del Apertura, que, aunque herido con la falta de Silva y de Méndez, tiene un gran equipo y juega con mucha autoridad.

Por eso, los juveniles Villalva y Funes Mori que deslumbraron en Mar del Plata ayer casi ni tocaron la pelota y fueron reemplazados, porque chocaron contra una defensa segura y un equipo que reduce los espacios, presionando en la mitad de la cancha.

Banfield fue muy superior y debió ganar por una diferencia mayor, pero por un lado extrañó mucho la eficacia goleadora de Silva y por el otro chocó contra un Mario Vega, que tuvo una gran actuación.

Con Erviti y el colombiano James Rodríguez como ejes y con Sebastián Fernández ganando espaldas de defensores con comodidad, Banfield demostró que está preparado para repetir una buena actuación en este campeonato, si sus jugadores no se desgastan en la Copa Libertadores.

Definió el partido con un golazo del uruguayo, quien superó en velocidad a Facundo Quiroga, después de ganarle las espaldas a Juan Manuel Díaz, y dejó sin chances a Vega.

River, al no poder manejar la pelota, se dedicó a luchar y terminó llenando de centros el área de Lucchetti, pero no pudo crear una situación clara de gol. Se fue con las manos vacías en su propio estadio y comenzó el torneo con una derrota que no lo tiene que desanimar, porque le tocó de rival el campeón.

Dejá tu comentario