Binner no logró baja de retenciones ante la Presidente

Edición Impresa

Cristina de Kirchner le abrió anoche la puerta de su despacho en la Casa Rosada al gobernador de Santa Fe, el socialista Hermes Binner, quien le llevó un paquete de reclamos concentrado en suspender por 180 días las retenciones a las exportaciones al agro y congelar el IVA a 20 productos de la canasta básica, en el marco de la sequía que afecta al campo.

Sin embargo, la respuesta a su planteo ya la conocía de antemano: horas antes, en un acto desarrollado en la residencia de Olivos, la jefa de Estado había cuestionado los reclamos de exenciones impositivas por parte de sectores que tienen «tanta rentabilidad», en obvia mención a los ruralistas.

Muy demorada, la reunión arrancó pasadas las 22 -había sido programada originalmente para las 20.30- y fue el corolario de una apretada agenda presidencial. El gobernador se retiró cerca de las 23.30 acompañado por su ministro de gobierno, Antonio Bonfatti, y su par de producción, Juan José Bertero.

«Ante el contexto de dificultad fiscal del país, la Presidente descartó suspender las retenciones, tal como vinimos a plantearle», contó Binner notoriamente decepcionado.

Sin embargo, valoró la « apertura de un canal de diálogo, que era algo que faltaba» y reconoció que la Presidente se mostró permeable a analizar en el corto plazo otros reclamos del gobernador vinculados con la productividad.

Poco antes, la jefa de Estado mantuvo un encuentro a solas con el ministro del Interior, Florencio Randazzo; y con el jefe de Gabinete, Sergio Massa (quienes luego participaron del encuentro con el socialista).

El clima de ese cónclave íntimo fue de alivio, luego de la clara señal dialoguista enviada por las entidades del agro, que decidieron ayer suspender las protestas y se mostraron dispuestas a escuchar a la Presidente para buscar soluciones. «Con este clima, el pedido de Binner no tiene mucho sentido; esperemos que traiga alguna otra cosa...», dijo Cristina.

Aunque con matices, Binner cuestionó en repetidas oportunidades la política agropecuaria que planteó el oficialismo nacional, sobre todo en los picos del conflicto con las entidades rurales por las retenciones móviles. De todos modos, exhibió en general una postura moderada que le permitió varias veces el ingreso a la Casa de Gobierno y a Olivos. Ayer, sin embargo, no logró anuncios para el agro, aunque una segunda lectura puede darse si se aplica la lupa electoral (ver aparte).

En este marco, el socialista valoró el gesto de la ex primera dama de recibirlo en su despacho, algo que no suele hacer con mandatarios críticos, aunque la Casa Rosada no evitó cierto destrato para con el visitante. No sólo no lo atendió a la hora programada (20.30), sino que le negó la foto oficial con la Presidente y, mucho menos, el ingreso de fotógrafos acreditados.

En cuanto a los pedidos para suspender las retenciones al sector agropecuario, que plantearon también los gobernadores de Córdoba (Juan Schiaretti), Chubut (Mario das Neves), de forma más matizada el bonaerense-Daniel Scioli, y los ex radicales K Eduardo Brizuela del Moral (Catamarca) y Arturo Colombi (Corrientes), el recibimiento a Binner aparece como una señal para modificar el rumbo en el manejo del conflicto con el agro. Aunque, por ahora, la suspensión de ese tributo siga siendo una quimera.

Dejá tu comentario