Blockbuster, cerca de la extinción: solo queda un último local en EE.UU.

Edición Impresa

Ayer cerraron las dos tiendas que tenía en Alaska. Ahora sobrevive una que funciona en un pueblo alejado del estado de Oregon.

El formato llegó a la Argentina como una gran novedad en la década del 90, de la mano de la convertibilidad del peso instrumentada por Domingo Cavallo. Compartió la cresta de la ola con otros dos comercios que apuntaban a franquicias de menor costo, como los parripollos y las canchas de paddle. Se trata de Blockbuster, la cadena de alquileres de películas que salió a competir mano a mano con la TV paga por cable. A tono con los avances de la tecnología, los locales empezaron alquilando películas primero en VHS y luego en DVD, cuando el nuevo formato se impuso. Hasta ese momento los cambios tecnológicos convivían con los intereses de Blockbuster. Pero un día llegó la internet y se generó una grieta que se fue ampliando hasta el desenlace conocido. You Tube primero y Netflix después le dieron el golpe de gracia a los videoclubes. Primero cayeron los locales pequeños de los barrios. Los que llevaban el sello de la cadena estadounidense pudieron sobrevivir un poco más, en base a ofrecer otros productos en sus góndolas. Así, los DVD convivían en los últimos meses con golosinas, libros, juguetes y otra variopinta cantidad de productos que sólo buscaban sostener los cimientos de un negocio que se derrumbaba. Un ciclo similar al que se vivió aquí con la cadena de discos Tower Records, con su paso incluso más fugaz que el del gigante de las películas.

Ahora la noticia que llega desde Estados Unidos no deja de generar nostalgia, pese a ser un final anunciado. Ayer cerraron los últimos dos locales que quedaban de Blockbuster en todo el mundo. Estaban en su país de origen, Estados Unidos, más precisamente en Alaska, donde el frío, los altos costos y la baja calidad de las conexiones de internet ayudaron a sostener hasta último momento el hábito de ir a revolver los estantes con los estrenos.

El cierre de esos dos locales dejó desde ayer como única sobreviviente a la tienda de la localidad de Bend, en el estado de Oregón.

La medida había sido anticipada la semana pasada por sus propios administradores a través de las redes sociales. "Lamentamos informar a nuestros clientes que cerraremos las tiendas de College y Debar a partir del 16 de julio", escribió en Facebook el gerente general de Blockbuster en Alaska, Kevin Daymude. "Hay muchos recuerdos de estos 27 años, gracias por haber estado con nosotros", agregó.

Blockbuster fue considerada la cadena más grande de servicios de alquiler de películas y videojuegos en Estados Unidos en los años 80 y 90, cuando alcanzó a tener 9.000 negocios en todo el mundo.

En 2010 se declaró en bancarrota ante la incapacidad de competir con compañías como Netflix y Red Box obligando el cierre de miles de tiendas.

Dejá tu comentario