Bolsonaro despierta el temor entre los indígenas de Brasil

Edición Impresa

El presidente electo prometió obviar el texto constitucional que las protege. Los lobbies agropecuario, minero y maderero, se cuentan entre sus principales aliados.

Río de Janeiro - Los pueblos indígenas brasileños combatieron durante décadas para defender sus culturas y sus tierras ancestrales, pero ahora temen que la llegada del ultraderechista Jair Bolsonaro al poder amenace esos derechos tan arduamente conquistados.

"Mucha gente tiene miedo", dijo Luiz Eloy Terena, consejero legal de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), una asociación nacional. "Estamos preocupados porque [Bolsonaro] ya afirmó que va a reducir las tierras indígenas", agregó.

En Brasil, viven más de 800.000 indígenas de 305 etnias, que hablan 274 lenguas diferentes, según datos oficiales. Los mayores peligros para estas comunidades proceden ahora de los poderosos sectores del agronegocio, la tala y la minería.

Y Bolsonaro es un viejo amigo de estos lucrativos lobbies. En una entrevista en televisión asegurando que, si depende de él, "no habrá más demarcaciones de tierras indígenas".

Razones más que suficientes para justificar los temores de estas comunidades.

"Creo que tienen muchos motivos para estar preocupados. Si se atiende a su pasado, él siempre se opuso a la demarcación y al reconocimiento de los territorios indígenas", valoró Fiona Watson, directora de la ONG Survival International.

La Constitución brasileña protege los derechos de los pueblos originarios sobre sus tierras, pero Bolsonaro ya insinuó que no tiene intención de atenerse a pies juntillas a ese texto.

Ya en 2016, el por entonces diputado aseguró sonriente que en 2019 iba a "desmarcar" la Reserva indígena de Raposa Serra do Sol y "dar fusiles para todos los hacendados" de este territorio situado en el norteño estado de Roraima.

"Hay gente que puede pensar que son solo amenazas, pero estoy segura de que hay una intención ahí", dijo Watson en una entrevista telefónica desde Londres. "Él es muy antipueblos indígenas, quiere integrarlos", agregó.

La política de "integración" -implementada en tiempos de la dictadura militar (1964-1985), de la que Bolsonaro se declara admirador, consistió en sacar a los autóctonos de sus tierras ancestrales para mezclarlos con la sociedad moderna.

"Es como forzar a los indígenas a que dejen de serlo", afirmó Watson. "A través de la integración les estás quitando sus tierras, llevándolos hacia los pueblos o ciudades", alertó.

"El indígena no puede seguir recluido en un área demarcada, como si fuera un animal en un zoológico", aseguró Bolsonaro en una entrevista poco después de ser electo presidente. Esas personas son "seres humanos igual que nosotros, que quieren evolucionar, tener electricidad, médico, dentista, internet, jugar al fútbol", prosiguió.

Apoyado de forma decisiva por la llamada bancada BBB (Buey, Bala y Biblia) en el Congreso, las políticas esbozadas por el presidente electo sobre las tierras indígenas apuntan hacia un mismo sentido.

Pero, a pesar de que todo vuelva a estar en su contra, Watson insiste en que aún hay esperanza para los descendientes de los habitantes originarios. "Lo único alentador en medio de todas estas malísimas noticias derivadas de la elección de Bolsonaro es que los pueblos indígenas están ahora muy organizados", valoró. "Ellos van a luchar, de eso no hay dudas".

Agencia AFP

Dejá tu comentario