Bottinelli inhibió al club

Edición Impresa

Ramón Díaz no gana para disgustos, porque mientras se presentaba por primera vez en San Lorenzo Diego Placente, faltaba Jonathan Bottinelli en reclamo de una deuda que mantiene el club en concepto de primas.

El ex jugador de Sampdoria se entrevistó con el presidente, Rafael Savino, para comunicarle su malestar y, posteriormente, se asesoró en Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA).

El reclamo del jugador derivó en una inhibición al club, para que no pueda utilizar los refuerzos hasta que se salde la deuda con el plantel.

Al comienzo de la pretemporada, Bottinelli alertó sobre la delicada situación financiera de San Lorenzo y protestó por los salarios atrasados, que finalmente fueron puestos al día por la dirigencia. Pero ahora el defensor reclamó una cuota de la prima vencida el 30 de junio pasado y, en efecto, apeló al gremio. La deuda total que mantiene San Lorenzo con el plantel en relación con primas de contrato ronda los siete millones de pesos.

El malestar de Bottinelli puede que apure una transferencia del jugador, por lo que ya se nombran como posibles reemplazantes los dos zagueros de Rosario Central: Guillermo Burdisso y Diego Braghieri (ofrecidos por el empresario Fernando Hidalgo, quien sería el que acerque a Mariano Pavone) y a la vuelta de Gonzalo Rodríguez, al que el Villarreal quiere ceder a préstamo. Por otra parte, Diego Placente regresó después de haber estado el primer semestre de 2008 y viene con el pase en su poder del Bordeaux de Francia y busca revancha, porque aquella vez quedaron fuera de la Copa Libertadores.

La incorporación de Placente se sumó a las del mediocampista colombiano Leonardo López Méndez y el volante Guillermo Pereyra, quien en las próximas horas firmará su contrato.

En lo inmediato, la dirigencia cerrará la llegada del lateral derecho José San Román, sin lugar en Tigre, y también se buscará acordar el arribo del delantero Mariano Pavone, máximo deseo de Ramón Díaz.

Dejá tu comentario