23 de abril 2013 - 00:00

Bueno: Maduro quitó a un ortodoxo antimercados el manejo de la economía

En un mensaje pronunciado el domingo  por la noche, Nicolás Maduro deslizó líneas alentadoras para sacar a la economía venezolana de la asfixia  estatista en que se encuentra.
En un mensaje pronunciado el domingo por la noche, Nicolás Maduro deslizó líneas alentadoras para sacar a la economía venezolana de la asfixia estatista en que se encuentra.
Caracas - Nicolás Maduro nombró al pragmático exjefe del Banco Central de Venezuela Nelson Merentes como su nuevo ministro de Finanzas, con la intención de hacer realidad el "milagro de prosperidad" socialista que prometió al iniciar un desafiante mandato marcado por grandes retos económicos. Con el paso anunciado, el presidente venezolano quitó parte del poder al socialista ortodoxo Jorge Giordani, que quedará a cargo de Planificación.

El cambio debe tenerse en cuenta en el marco del reñido resultado electoral que consagró a Maduro la semana pasada, producto del descontento de algunos venezolanos de la base chavista ante una inflación disparada, el persistente desabastecimiento de alimentos, el deficiente control de precios y una menor bonanza económica tras la reciente devaluación.

"Merentes trae nuevas fuerzas, trae nuevas ideas. Vamos a crear nuevas zonas económicas, tanto socialistas como mixtas para el desarrollo de las fuerzas productivas: invito a todos los inversionistas, nacionales, públicos y privados, e internacionales", dijo el mandatario el domingo por la noche.

De un total de 33 ministerios, Maduro mantuvo a 16 titulares en sus cargos, destacando la continuidad del canciller, Elías Jaua, y de su par de Petróleo, Rafael Ramírez, dos carteras claves. Giordani, un marxista antiinversiones, quedará a cargo de Planificación y una vicepresidencia.

En línea con la estrategia para revitalizar la economía, Maduro creó además una vicepresidencia económica, que quedó también a cargo de Merentes, quien ya había ocupado la cartera de Finanzas entre fines de 2004 e inicios de 2007.

"Es un maquillaje a la situación para tratar de oxigenar, de ganar tiempo para arreglar una economía en una situación muy delicada", dijo el economista José Guerra, profesor de la Facultad de Economía de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Descripto por los analistas como más pragmático que su antecesor, Merentes, de 58 años, deberá cargar sobre sus espaldas con una de las tasas de inflación más altas de América Latina, problemas crónicos de abastecimiento y una escasez de divisas que crea serios trastornos para las empresas.

"Merentes ha demostrado tener efectividad, cuando él era ministro el riesgo-país estaba en mínimos históricos y la brecha entre el dólar oficial y el paralelo también era baja", señaló el economista de Ecoanalítica José Luis Saboin.

En su discurso de juramentación, Maduro se refirió en varios pasajes al estado de la economía y llamó a reducir la burocracia con el lanzamiento de una misión que denominó "Eficiencia o Nada".

Para el analista Oscar Schemel, responsable de la encuestadora Hinterlaces, el nombramiento de Merentes y la salida de Giordani, arquitecto del control de cambios que rige en Venezuela desde hace una década, reflejan el interés de Maduro en apuntalar la economía, que a su entender muestra señales aceleradas de deterioro.

"Él (Merentes) es visto como más flexible, menos ideologizado que Giordani. El Gobierno ha entendido que necesita ampliar su base de apoyo y que la casi derrota de las elecciones se debió al malestar por la economía, por el alto costo de la vida", dijo Schemel.

Maduro presentó ambiciosas promesas durante su campaña electoral, como un alza del 45 % del salario mínimo y grandes obras de infraestructura, y para poder cumplir sus planes deberá reactivar una economía que, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), crecerá apenas un 0,1% este año, muy por debajo del promedio regional.

"El deterioro de los indicadores es notorio y está claro que se necesita un ajuste del modelo. El ala pragmática está tomando mayor peso como resultado de que el Gobierno entiende que hay que mejorar la economía y la gestión", dijo Saboin.

El Gobierno espera cerrar el año con inflación del 16% y un crecimiento del 6%, aunque los analistas pronostican una desaceleración de la expansión y unos mayores precios tras la devaluación del 32% y las persistentes dificultades del sector privado para obtener divisas.

A su vez, Maduro designó a la exministra Edmee Betancourt para encabezar el Banco Central. "A la compañera Edmee Betancourt la vamos a proponer a la Asamblea Nacional para la presidencia del Banco Central de Venezuela", sostuvo ayer en un discurso tras una reunión con sus nuevos ministros.

Agencias EFE y Reuters

Dejá tu comentario