Debuta el mercado "ciego" para poder operar acciones en la Bolsa local

Edición Impresa

Los operadores ya no sabrán quién es su contraparte en la compraventa de papeles de renta variable, al igual que sucede en bonos y ON.

A partir de hoy comenzará a regir para los papeles de renta variable que se operan en la Bolsa porteña el sistema “mercado ciego”. De esta forma, ya no se podrá conocer la identidad de la contraparte con la que operó una orden, al igual que sucede en el mercado de renta fija (bonos y obligaciones negociables).

Se comenzarán a negociar en mercado ciego los siguientes instrumentos: acciones, Certificados de Depósito Argentino (Cedears), fondos comunes de inversión cerrados y opciones de renta variable. El último 10 de febrero ya habían pasado a esta modalidad las cauciones, opciones, plazos por lotes y préstamos.

“Todo lo negociado en ByMA bajo la modalidad Prioridad Precio Tiempo (PPT) será de forma anónima, siendo únicamente visible la contraparte en los procesos de post-negociación del segmento bilateral SENEBI”, explicaron a este medio desde Bolsas y Mercados Argentinos (ByMA).

ByMA considera que con el mercado ciego forma mejora la eficiencia en la formación de precios, hay más transparencia, se reduce el impacto de órdenes de gran tamaño, aumenta la liquidez y se reduce el spread entre ofertas.

Entre los operadores de mercado se escuchan opiniones diversas respecto de esta modificación: están quienes aprueban, quienes rechazan y quienes afirman que será inocuo.

“En general, los mercados ciegos funcionan bien, porque preservan el anonimato de los operadores. El tema es que en un mercado como el argentino de renta variable puede generar algún factor de incertidumbre mayor”, advirtió el trader y jefe de research del Instituto de Capacitación Bursátil, Leandro Ziccarelli.

Ziccarelli añadió también: “No creo que sea una medida que vaya a generar impactos muy significativos. En términos formales la manipulación de activos está alcanzada por la CNV, sea mercado cerrado o con identificación de agentes”.

A modo de resumen, Leandro Ziccarelli sostuvo: “El operador de acciones ahora deberá ser un poco más cauteloso”.

Quien tuvo una mirada positiva del cambio fue Martín Eduardo Genero, inversor y miembro de Clave Bursátil. “Aporta transparencia. El hecho de saber qué agentes están detrás de cada orden ha traído desde siempre especulaciones, ruidos y todo tipo de fake news sobre supuestos motivos detrás de los movimientos de los activos. El cliente final nunca ha tenido el dato de la contraparte, solamente los agentes. Pero sí han circulado desde siempre versiones incomprobables sobre motivos de suba o baja de los activos, que no aportan a la actividad del inversor. Solo asustan”, indicó Genero.

Algo más escéptico, Maximiliano Suárez, de Grupo Bull Market, añadió: “No creo que cambie mucho”.

Algunos ejemplos de mercados donde no se muestra la identidad de los participantes son: NASDAQ, NYSE, LSE, Euronext, ASX de Australia, SGX de Singapur.

Dejá tu comentario