Cambia el mapa político del país

Edición Impresa

 Las elecciones de ayer marcaron el cierre del cronograma desdoblado en las provincias, que arrancó en abril con PASO en Salta, Mendoza y Santa Fe, y la primera general en Neuquén.

Fue, en rigor, la clausura de un año singular, marcado por la necesidad del oficialismo de garantizar triunfos locales de manera anticipada a la peleada batalla por la presidencia.

Así, a partir del 10 de diciembre al menos tres distritos cambiarán de signo político, mientras que en el resto habrá continuidad de gestión.

El Frente para la Victoria ganó las elecciones en la mayoría de los distritos, a excepción de la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza y Jujuy, donde triunfó Cambiemos; y UNA, en Córdoba, mientras que tres fuerzas provinciales gobernantes se impusieron en Neuquén (Movimiento Popular Neuquino), Río Negro (Frente Juntos Somos Río Negro) y Santa Fe (Frente Progresista). En San Luis y La Pampa triunfó el PJ no K.

Fuera del calendario, en tanto, quedaron Santiago del Estero y Corrientes, desfasadas por efecto de las intervenciones federales.

En Chaco, la última en votar, el candidato a gobernador por el oficialista Frente Chaco Merece Más, Domingo Peppo, se impuso con una ventaja de más de 13 puntos, con 356.203 votos sobre 266.816 sufragios de Aída Ayala, que reunió a todos los partidos opositores. 

Con la proclamación de Juan Manzur (FpV) como gobernador, Tucumán se convirtió en el noveno distrito que definió sus autoridades de manera desdoblada, tras una polémica elección teñida de denuncias de fraude.

En junio, en Tierra del Fuego, el FpV logró el 49,72% contra el 41,42% del Movimiento Popular Fueguino, proclamando ganadora a Rosana Bertone, que disputó un balotaje con Federico Sciurano (Unir TDF).

El 5 de julio, la dupla del FpV de Sergio Casas y Néstor Bosetti obtuvo en La Rioja el 57% de los votos, imponiéndose a la fórmula de Fuerza Cívica Riojana, compuesta por Julio Martínez e Ismael Bordagaray.

Ese mismo día, UNA anotó su única victoria provincial en Córdoba, donde ganó Juan Schiaretti, del gobernante Frente Unión por Córdoba, con el 37,17%, con una luz de cuatro puntos de diferencia sobre la fórmula del radical Oscar Aguad y el macrista Héctor Baldassi.

En la que fue la segunda elección a gobernador del año, el 17 de mayo el Frente Justicialista Renovador para la Victoria, encabezado por Juan Manuel Urtubey, obtuvo el 51,23% frente a Romero+Olmedo, que logró el 30,63%.

Cambiemos se impuso el 21 de junio en Mendoza, cuando el intendente radical de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, logró el 41,66% de los votos y superó a los candidatos del Frente para la Victoria, que alcanzaron el 32,41%.

Las victorias de las fuerzas locales se iniciaron el 26 de abril con el triunfo del MPN, en elecciones en las que el oficialista provincial Omar Gutiérrez alcanzó el 40,57% contra el 31,20% del binomio Rioseco-Ciampini, del FpV.

En junio, el rosarino Miguel Lifschitz, del Frente Progresista Cívico y Social, se consagró como gobernador electo de Santa Fe, por 1.776 votos sobre el cómico Miguel del Sel, postulante de Unión PRO.

El mismo mes, en Río Negro, resultó reelecto el gobernador Alberto Weretilneck, por el Frente Juntos Somos Río Negro, que logró el 52,72 por ciento de los votos sobre el 34 por ciento obtenido por el senador nacional Miguel Pichetto, candidato del Frente para la Victoria.

Dejá tu comentario