Campaña del 25-O divide a fuerzas provinciales

Edición Impresa

EN NEUQUÉN, EL MPN SE PARTIÓ EN TRES, Y EN RÍO NEGRO, AHORA SE APOYARÁ AL FPV

  Neuquén y Río Negro - El sprint final de cara a las elecciones generales nacionales del 25 de octubre próximo activó y a la vez desnudó, en el interior del país, curiosos movimientos de fuerzas líderes como el Movimiento Popular Neuquino (MPN), o de la consolidada Juntos Somos Río Negro (JSRN). Estas apuestas forman parte de una delicada estrategia para quedar bien parados, desde el 10 de diciembre, frente a un nuevo poder. Veamos:

•En el caso del MPN, tres sectores dividieron apoyos entre los postulantes presidenciables Daniel Scioli (Frente para la Victoria), Sergio Massa (Unidos por una Nueva Argentina) y Mauricio Macri (Cambiemos), en ese orden de importancia.

Para el partido que gobierna Neuquén ininterrumpidamente desde el retorno de la democracia, la presentación de una boleta corta en octubre -sólo diputados- disparó en la fuerza los clásicos abrazos de oso con los diferentes candidatos, tras el tercer puesto en las PASO del 9 de agosto.

Quien picó en punta en cuanto al apoyo de presidenciables fue el senador nacional y gremialista petrolero Guillermo Pereyra, quien tendió lazos con Massa. Luego, y en medio de rumores sobre un ofrecimiento para ser ministro de Energía a fin de año, el gobernador Jorge Sapag apostó públicamente por Scioli.

Días atrás se sumó en este juego a tres bandas el aval a la candidatura de Macri. "Queremos rescatar la participación de muchísimas personas del interior que se han acercado a acompañar este proyecto", señaló el exconcejal Hugo Righetti, quien junto a otros exfuncionarios del MPN apuestan a Macri.

•Para JSRN, el período comprendido entre la mitad de 2014 y la victoria en las elecciones generales provinciales de junio pasado estuvo signado por la tensión política entre el gobernador reelecto, Alberto Weretilneck, y Cristina de Kirchner.

El mandatario local dejó el FpV y se sacó una foto, a inicios de 2015, con Massa. No obstante, reaccionó a tiempo para provincializar los comicios y apostó todas sus fichas a crear el JSRN, fuerza que busca emular al MPN o al Frente Cívico santiagueño, donde la mezcolanza de peronistas, radicales y funcionarios propios es, según el voto de sus ciudadanos, exitosa.

Una vez que Weretilneck triunfó frente al postulante del FpV y actual jefe de senadores nacionales del kirchnerismo, Miguel Pichetto, el gobernador logró reencauzar las relaciones con la Presidente vía Scioli. Así, la provincia logró ingresar nuevamente en la renegociación de la prórroga por vencimientos de deudas que tiene Río Negro con Nación, método usado por Casa Rosada para castigar el año pasado a ese distrito y a Neuquén, Chubut y Mendoza por los reparos a la ley de hidrocarburos.

En las últimas semanas, tanto Weretilneck como Sapag obtuvieron fotos de rigor con Scioli y con la primera dama bonaerense, Karina Rabolini, y mostraron, ya sin misterio, sus cartas. Incluso, el de Río Negro aprovechó este entendimiento en medio de una caza de brujas que lanzó el alicaído PJ en ese distrito tras la derrota de junio y del domingo 6 de septiembre en las elecciones comunales de Bariloche.

•La fuerza que marcó el camino de estos juegos a dos o tres bandas en lo que respecta al período electoral de 2015 fue Libres del Sur, que tiene entre sus exponentes a su secretario general, Humberto Tumini, y a la diputada nacional Victoria Donda.

A principios de año, el partido que en el Congreso nacional criticó fuerte al kirchnerismo -sobre todo, en los últimos dos años- selló apoyos al FpV en Salta y en Neuquén, mientras que en Mendoza y en Tucumán avaló a candidatos de la Unión Cívica Radical (UCR) que fueron aliados al PRO, el límite que acusa Libres del Sur para no ser parte de Cambiemos. En Santa Fe, en tanto, ratificaron la alianza con el Frente Progresista que retuvo en junio el comando provincial.

Dejá tu comentario