Canje: la emisión de deuda llegará a u$s 8.400 millones

Edición Impresa

Luego del canje, el peso de la deuda argentina en los mercados emergentes se incrementará, aunque sin llegar a una participación significativa. El país pasaría de representar apenas el 1,4% del índice EMBI Global del JP Morgan al 2,4%, mientras que en la medición EMBI+ (que incluye menos países) subiría del 2,3% al 3,8%.

Aunque no resulta un aumento sustancial, la expectativa es que una buena cantidad de fondos de inversión del exterior se vea obligada a incorporar más deuda argentina para reflejar este mayor peso en esos índices.

Estos cálculos fueron divulgados por Econviews, la consultora del economista Miguel Kiguel. El informe toma en cuenta la emisión de bonos Discount en dólares que tendría lugar con la transacción, calculando un porcentaje de aceptación del 70%.

Pero, además, se tiene en cuenta que el Gobierno podrá emitir el nuevo bono Global 2017 (tanto para pagar intereses vencidos como para buscar dinero cash). El monto de emisión total de estos títulos en dólares llegaría a unos u$s 3.600 millones, que es lo que se tiene en cuenta para calcular la participación en los índices de países emergentes.

La mayor participación de la Argentina en estos índices resultaría aún mayor si no fuera porque una porción grande de los bonos que entran al canje está nominada en monedas distintas del dólar. El EMBI se arma sólo con la deuda nominada en moneda extranjera. «Apenas el 29% de la deuda en default elegible para el canje está nominado en dólares, mientras que el euro se lleva la gran parte y esto impacta en los índices de deuda de referencia», aclara el trabajo de Econviews.

Otro dato calculado por la consultora es que si el Gobierno consigue un 70% de aceptación, el stock de deuda se incrementaría en u$s 8.400 millones, casi 2,7 puntos porcentuales del PBI.

Emisión

Además, el Gobierno debería emitir u$s 1.200 millones de cupones PBI a valor de mercado y tendrá que pagar otros u$s 240 millones en efectivo a los inversores minoristas. En este punto hay ciertas discrepancias, ya que el ministro de Economía, Amado Boudou, habló la semana pasada de u$s 160 millones para hacer frente al «endulzante» para los inversores minoristas.

Éstos son otros datos que surgen del informe:

  • El impacto de las necesidades financieras adicionales para 2011, en caso de que la aceptación de la oferta se ubique en un 70%, arrojaría un aumento de u$s 350 millones en concepto de intereses. Los pagos por los nuevos cupones PBI agregarían casi u$s 500 millones más, lo que arrojaría un total de u$s 850 millones para el año próximo (el 0,25% del PBI).

  • La idea del Gobierno es que un canje exitoso le permita emitir en los mercados a tasas razonables y cubrir este incremento de las necesidades y refinanciar otros vencimientos. «Lógicamente es un paso positivo para la relación con el resto del mundo y para el acceso al financiamiento», concluye.
  • Dejá tu comentario