Cantet: los grupos sociales y un cine para la polémica

Edición Impresa

Laurent Cantet, el prestigioso director francés de los films "Recursos humanos" y "Entre los muros", vino a presentar en el país su reciente producción "El fuego de las mujeres", la primera que dirige en inglés, como parte de la programación del ciclo "Les Avant-Premières" que se realiza desde ayer y hasta el miércoles 27 en el Cinemark Palermo. "Puro fuego. Confesiones de una banda de chicas", la novela de Joyce Carol Oates en la que está basada, narra los avatares de una pandilla de jóvenes neoyorquinas que se rebelan contra la pobreza y la violencia de género en los `50. Cantet la adaptó a través de un guión que ha generado más de un debate en Francia.

"Viví un flechazo al leer el libro", dijo. "Fue justo cuando estaba terminado de montar 'Entre los muros' y ese libro me motivó a filmar de nuevo la energía y el placer de los adolescentes, que también acá son protagonistas como en el caso anterior".

El director destacó que otro factor que lo sedujo fue la posibilidad de "ver a los personajes dibujados, diseñados, y sobre todo encontré allí un tema que me gusta tratar, el funcionamiento, la intimidad de un grupo". Una de las constantes del cine de Cantet, independientemente de la edad de los protagonistas, ha sido siempre el funcionamiento de los grupos y la presión sobre los destinos individuales, tal como lo demostró en "Recursos humanos", donde no se trataba de personajes juveniles.

En su nuevo film, donde las seis jóvenes protagonistas comparten numerosas escenas, intenta mostrar, según él, "de qué forma la vida dentro de una banda puede ser animada por un ideal y cómo este ideal progresivamente se rompe la cabeza y se implementa la resistencia".

Cantet, quien hoy dará una clase abierta y gratuita en el Auditorio de la Fundación Proa, a las 18, dijo también que "el desafío actual del cine francés es resistir al poder de los grupos estadounidenses. Creo que una campaña de promoción de cualquier film norteamericano realizada en Francia, resulta más cara que el costo de rodar una película entera". Y agregó: "tengo la sensación de que con nuestra industria cinematográfica sucede algo similar a lo que pasa en la Argentina. Cada vez estamos más sometidos al poder del cine norteamericano. La gran fuerza de Francia reside en la diversidad de sus producciones." Aseguró también que "el cine argentino guarda estrechas relaciones con Francia. Hay un ida y vuelta entre los circuitos cinematográficos de ambos países. Se vieron muchas películas especialmente en los 90. Especialmente las de Pablo Trapero, por ejemplo 'Elefante blanco' tienen buena llegada al público".

La ayuda económica del gobierno francés equilibra el mercado y además existe, "un sistema implementado por André Malraux hace 60 años, por el cual el 15 por ciento de cada entrada vendida, ya sea de una producción nacional o extranjera, vuelve al cine francés. Logramos conservarlo como excepción cultural y espero que resista". Malraux, gran intelectual de los años del gaullismo, fue ministro de Cultura aunque tuvo una relación conflictiva con la intelectualidad y los cineastas de los '60: el mayo francés, una de cuyas manifestaciones fue una ruidosa protesta en la legendaria Cinemateque, lo tuvo entre sus blancos.

Cantet se entusiasma al describir la obligación que tienen los canales televisivos franceses de difundir películas del país, mientras enfatiza, "el compromiso de una cantidad de directores, quienes prefieren filmar lo que les gusta, aunque cuenten con poco dinero, dentro de una filosofía -casi- de resistencia".

"El fuego de las mujeres" la película que inauguró anoche "Les Avants-Premières" y que se verá también mañana y el miércoles, es una producción más costosa que sus films anteriores, cosa que él atribuye al éxito de "Entre los muros", aunque admite que para su próximo trabajo necesitará buscar capitales. Canadá fue el escenario del rodaje "donde trabajan como si fueran los equipos norteamericanos. Es algo más pesado filmar con setenta personas alrededor, que cuando podes hacerlo con sólo veinticinco muy motivadas. Filmamos durante casi trece semanas, el doble de tiempo que me demandaron mis producciones anteriores. Había muchos decorados y escenas complicadas porque quería filmar al grupo y no a los individuos".

El realizador saldrá el domingo hacia Cuba para hacer el casting de su nueva película, cuya trama creó junto al escritor cubano Leonardo Padura. "La idea es poder filmarla muy rápidamente, ya que es un proyecto simple de concretar, con cinco personajes que pasan una noche en una terraza, con muchas cosas para ser dichas".

Dejá tu comentario