Charlas de quincho

Edición Impresa

Chapadmalal, copada por el vidalismo. Sugestivas ausencias en el casamiento de la hija de un dirigente fabril. Dos visitantes españoles con alta ingesta de carne argentina. Aniversario chino con empresarios a la caza de información económica. Encuentro a 14.000 kilómetros en Bakú, Azerbaiyán, en misión de legisladores. Una mente brillante, en Córdoba, intentó dar concierto. No lo dejaron. Veamos.

AUSTERIDAD. Chapadmalal fue tomada por María Eugenia Vidal y su equipo durante dos días. Comida del concesionario, nada de lujos. La intención de la gobernadora era que todos los funcionarios tuvieran una visión global de la gestión, dado que muchas de las áreas no interactúan con otras. Federico Suárez, secretario de Comunicación, quiso mostrar sus habilidades para el asado, algo que hizo el jueves por la noche. El viernes hubo milanesas con puré, y a la noche paella y finalmente el sábado ravioles al fileto. Ningún delivery. La aparición del jefe de Gabinete, Marcos Peña, con Fernando de Andreis permitió a muchos del gabinete bonaerense interactuar con alguien a quien ven lejano. Al fin y al cabo, los que están en todos los temas de gestión bonaerense son Federico Salvai, Fabián Perechodnik, Federico Suárez, el turco Mohadeb y Roberto Gigante. Cristian Ritondo sobresale por la relevancia del área a su cargo, la seguridad. El complejo fue inaugurado en 1947 por Juan Domingo Perón con el objeto, pocas veces cumplido, de que se convirtiera en residencia de verano para los mandatarios. La verdad es que está mejor cuidado de lo que nos habíamos imaginado, dijo uno de los ministros. Una residencia especial para el presidente de la Nación que no fue ocupada obviamente, otra para el gobernador bonaerense adonde recaló Vidal y luego 19 casas pequeñas adonde iba repartido el equipo de gestión. Para Vidal no era el debut en Chapadmalal, ya había concurrido en dos ocasiones, una de ellas con la familia. Incluso tras la partida de todos los funcionarios el sábado luego del almuerzo, Vidal permaneció para recibir al intendente marplatense Carlos Arroyo. La salida de Edgardo Cenzón del Ministerio de Infraestructura no fue un tema. El economista surgido del semillero del estudio Melconian-Santangelo hace cuatro meses que le manifestó a la gobernadora su deseo de abandonar la función pública. Adujo que tiene dos hijos estudiando en el exterior, uno en EE.UU. y otra en Europa, y necesidad de más libertad de tiempos para viajes. Como 2017 estará todo girando en función de las elecciones legislativas, lo mejor era concretarlo este año. Pero la fecha de su salida no está definida. Lo que está claro es que antes mejor, dado que no se quiere introducir ruido en plena campaña electoral. Por las dudas, Cenzón, que no estuvo en Chapadmalal, ya tiene todo ordenado en su área para su eyección, con los $7.000 millones el Fondo de Infraestructura y las partidas requeridas para 2017. Quizás a Cenzón lo haya afectado también el paso duro de la función pública de CABA, donde estuvo los 8 años de Macri, a la de la provincia de Buenos Aires. Es otra gimnasia, otra movilidad, otra burocracia no apta para cualquiera. La llegada de Marcos Peña el viernes -provenía de la cumbre de intendentes con Mauricio Macri en Tecnópolis-, elevó las discusiones. El jefe de Gabinete dio su visión nacional de la gestión PRO, pero luego le vinieron las devoluciones con la opinión de cada ministro bonaerense. No hubo moderador externo en esta ocasión. Todos se juraron ser ordenados y prolijos a la hora de las exposiciones. Con una buena señal de wi-fi igualmente los excesos de los presentadores se digieren más fácilmente. La contraseña de wi-fi en Chapadmalal era cambiemos, una muestra de que se está en los detalles. Peña y Vidal salieron juntos a recorrer los avances en la mejora de la ruta de la muerte, la 88, que une Mar del Plata con Necochea. Nueve personas fallecieron en esa vía en 2015. Tiene sólo seis metros de ancho y escasa señalización con alto tránsito dado que une dos puertos. Otra señal del atraso argentino en infraestructura.

TIPO DE CAMBIO. El sábado por la noche el massista, exduhaldista, José Ignacio de Mendiguren debió pasar por esa suerte de shock que significa para un padre en la Argentina, que es casar a su hija. Fiesta para 300 personas en San Isidro Garden, ubicado a metros de la Panamericana y del Camino del Buen Ayre, autopista ya repavimentada pero que aún genera cierto temor atravesarla de noche. Sergio y Malena Massa, Jorge Brito, padre e hijo, Marcos Lavagna, el Corcho Rodríguez con Verónica Lozano, Marcelo Dalessandro, Miguel Peirano entre los invitados. Curiosamente, de la Unión Industrial Argentina, entidad de la cual es devoto De Mendiguren, casi nadie. Todo tiene una explicación. La actual cúpula de la UIA tiene marginado a De Mendiguren a tal punto que no participa de las reuniones que mantienen con funcionarios del Poder Ejecutivo, pese a lo cual De Mendiguren igual concurre por lo menos hasta la puerta de entrada. Entre los economistas asistentes se hablaba de un solo tema: ¿cuándo llega la reactivación? Allí está claro que, más allá de cuándo se lo empiece a sentir,2017 terminará con signo positivo y más para la fecha de las elecciones legislativas. El problema será el tipo de cambio. Algunos puntillosos presentes en la boda corregían a quienes utilizaban las palabras atraso cambiario. Es que con tipo de cambio flotante ello no existe. Sí, lo que existe, y más duele a los industriales, es el tipo de cambio real muy bajo. La marcha de la inflación concretamente, muy por encima de la del dólar.

INCLUSIÓN. Pero también el sábado se multiplicaron encuentros. En La Rural se dio el tradicional corte de cintas de la Feria Internacional de Turismo, la más importante de Latinoamérica y que cumple 20 años. Varios gobernadores (todas las provincias tenían su stand) y la presencia de 35 países y ministros brasileños. En la apertura, el ministro Gustavo Santos y por CABA, el ministro de Modernización, Andy Freire. Sorpresivo elogio de Santos a Freire: Es la gran promesa de la política argentina, dijo sobre el exitoso emprendedor (fundo Officenet, Restorando, y varias empresas más) que hoy está en el equipo de Horacio Rodríguez Larreta. Por la tarde, empresarios y hombres del mercado financiero fueron hasta Vélez Sarsfield a presenciar el partido de Los Pumas contra los All Blacks. El día anterior, en las canchas de Liceo Naval tres jugadores de los All Blacks realizaron un entrenamiento con los Pumpas XV, un equipo de rugby integrado por personas con discapacidad intelectual liderado por Daniel Fernández. El capitán Kieran Read, el pilar Wyatt Crockett y el hooker Dane Coles realizaron un entrenamiento de casi dos horas para promover la inclusión en el rugby. El arte también tuvo su lugar destacado, ya que un sponsor de los hombres de negro donó a Pumpas una pintura del reconocido artista plástico Milo Lockett con temática de rugby, firmada por jugadores de la selección neozelandesa.

CRECIMIENTO CHINO. El martes en el hotel Sheraton se celebró el Día de la República Popular China. Representantes de las fuerzas armadas, diplomáticos, el gobernador Gerardo Morales, Fabián Perechodnik (secretaría General de la PBA) entre los 300 invitados en el salón Libertador. Interesante escuchar de los propios funcionarios chinos las perspectivas de esta potencia, la segunda -por ahora- mundial. Más allá de las dudas que generan sus estadísticas, el crecimiento de este año se mantendrá por arriba del 6% y con 120 millones de personas más incorporadas al mercado de trabajo. Escuchaban atentamente empresarios del campo interesados por la demanda china de los productos argentinos, especialmente, por el impacto del precio de la soja. Un clásico argentino. Pese a la cercana relación que mantiene la gestión Macri con los EE.UU., con China no hay sobresaltos. La renegociación de algunos contratos pautados con el kirchnerismo fueron lo único que generó alguna molestia oriental, rápidamente subsanada.

PASIÓN. En paralelo, el consultor Agustín Freixas homenajeó el sábado en su quinta de Pilar a dos visitantes ibéricos: Salvador Rueda, presidente de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona e Iñigo de la Serna, alcalde de Santander y presidente de la Asoc. de Municipios Europeos y vice presidente de la Federación de Municipios Españoles. Este último, puntualmente, con 45 años de edad, fue el niño mimado de Emilio Botín y es visto como uno de los serios candidatos a presidir España en algún momento. Se invirtió fuerte en carne para estos visitantes: 20 kilos para los 12 invitados entre los que se hallaban Gustavo Castagnino, Moni Rivera, jefe de gabinete de la Secretaría de Vivienda y Hábitat; la colorada Teresa González Fernández; Rubén Fabrega y Óscar Gómez hombre vinculado al enredado planeta de los organismos internacionales. De la Serna estuvo en la cumbre de intendentes en Tecnópolis y, como en cada visita al país, se sorprendió por la pasión que existe en la Argentina por la política. Ojalá la hubiera en España, dijo mientras desfilaban los cortes de lechón y vino malbec, obviamente. A tal punto la conversación entre los presentes ganó en intensidad que fueron pasando las horas y nadie se movía. La ida a ver el partido de polo en el Tortugas Country Club quedó para otra ocasión. Incluso el anfitrión en determinado momento se retiró e igual permanecían los invitados ibéricos aferrados a sus sillas. Les dejó la llave para que cierren. Lo que no se perdieron fue la visita al Teatro Colón, adonde fueron puntualmente a las 19.30 para presenciar la puesta de Macbeth.

FESTEJO. Precisamente en el Colón el lunes tuvo lugar el evento de la DAIA en ocasión del Bicentenario. Estuvo Federico Pinedo con blonda compañía en el palco principal; Lili Sielecki,Ariel Cohen Sabban y Juan Curutchet presidente del BaPro. También el titular del PAMI, Carlos Regazzoni, que puso ómnibus para más de 1000 jubilados de la colectividad, el ministro Avelutto; Darío Loperfido y Luis Ovsejevich. La 9° Sinfonía de Beethoven completa fue la elegida para la ocasión.

SILENCIO. La cumbre del IAEF (Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas) en Córdoba dejó varios datos del mercado. Pero, además, un habilidad poco conocida de Demián Reidel, una mente brillante y que hoy recaló en el directorio del BCRA. Este economista, físico y matemático con una colección de titulos en Estados Unidos, es también reconocido y envidiado por las mujeres que lo supieron acompañar. En Córdoba, Reidel acaparó miradas en la medianoche del jueves, pasado ya el primer día de la convención del IAEF . La mayoría dormía cuando el vicepresidente segundo del Banco Central, hombre clave de la política monetaria actual, intentó tocar unos acordes en el piano de cola del lobby del hotel Sheraton. Es poseedor de un expertise sobre el tema y un amplio repertorio de jazz. Alcanzó a dar dos grandes pinceladas sobre el teclado, de un extremo a otro, hasta que un empleado del hotel se acercó a interrumpirlo: Disculpe, señor, pero eso no se puede. Acá la gente descansa a esta hora, le dijo. Hubo airados reclamos de ejecutivos y periodistas que se habían reunido para escucharlo por primera vez, pero de nada sirvió. Reidel aceptó dócil y pidió disculpas. Después de todo, pocos saben intuir mejor que él cuándo corresponde intervenir y cuándo no.

OPTIMISMO. Muy contentos se pudo ver a dos referentes del dasnevismo mientras tomaban un café en la confitería del hotel Lucania, en pleno centro de Comodoro Rivadavia. Los dirigentes comentaban los resultados de un relevamiento efectuado recientemente por la consultora Eco, donde se evalúa la gestión del actual gobernador chubutense con una altísima valoración positiva (más del 63%). Pero eso no es todo: según el sondeo, casi un 70% votaría a Mario Das Neves en caso de que se presentara a una reelección. Otro motivo que generó alegría entre los partidarios del oficialismo de Chubut es que más de un 80% concuerda con el proyecto impulsado por el gobernador para limitar los fueros de la dirigencia política y gremial. No corre la misma suerte la evaluación que los chubutenses realizan de la administración de Mauricio Macri: apenas un 37% de los consultados la consideraron positiva, mientras que un mismo porcentaje entienden que la gestión del Presidente es negativa.

DEBATE. Un grupo de diputados viajó casi 14.000 kilómetros para participar de un foro humanitario en Bakú, la moderna capital de Azerbaijian, a orillas del mar Cáucaso. Acorde al multiculturalismo propiciado en el evento dieron el presente la oficialista Patricia Giménez, vice de la Cámara (UCR, Mendoza), Myriam Juárez (FCyS, Catamarca), y los opositores Graciela Cousinet (Progresista, Mendoza) y Alejandro Ramos (FpV, Santa Fe). También estuvieron Juan de Dios Cincunegui (RRII de Diputados), el ministro José Nestor Ureta (director Europa del Este de la Cancillería) y Roberto Pousa (Telam). El viernes todos compartieron junto a las delegaciones de otros 73 países una cena de despedida en el Palacio Gulustan, donde hubo surtidos de carne, quesos y pickles y berenjenas rellenas con carne picada de cordero de entrada; salmón con vegetales y pechuga de pollo con croquetas de papa como plato principal y de postre los típicos platos dulces. Bebieron aguas y jugos, syrup, vino tinto y blanco y vodka azerí. La noche permitió seguir el intenso debate del panel sobre Transformación del periodismo en la era de la información y su rol en asegurar el diálogo entre civilizaciones, donde además de los mencionados participaron representantes de agencias de medios, periodistas, políticos. ONGs y especialistas de todo el mundo. Hubo consenso en la delegación argentina acerca del progreso que destila la ciudad anfitriona, y el excelente trato brindado por el Gobierno y las autoridades locales, siendo recibidos por Ilham Aliyev, presidente de la República; Mehriban Aliyeva, primera dama; Elmar Mammadyarov, canciller y Bahar Avaz Muradova, vicepresidenta del Parlamento. En todas las reuniones los acompañaron Rashad Aslanov, encargado de negocios de Azerbaiyán en Argentina y Carlos Dante Riva, el embajador Argentino en Bakú. Las frutillas del postre fueron los discursos de los más de diez Premios Nobel que participaron del evento (de literatura, física, química, psicología, medicina, economía) y el encuentro con el papa Francisco en el imponente Centro de Convenciones Heydar Aliyev.

FÚTBOL I. En el fútbol de la Quinta de Olivos todo volvió a la normalidad. Como casi siempre, ganó el equipo del Presidente ante un combinado de ministros. Además del buen rendimiento de Diego Santilli, un volante de ida y vuelta que se ganó el mote de el Mascherano de Cambiemos, la nota saliente estuvo a cargo del radical Ricardo Buryaile. El partido terminó 4-1 a favor del equipo de Presidencia a pesar de que el mejor gol fue el descuento que marcó el ministro de Agroindustria para su equipo. Buryaile, quien suele ocupar el puesto de arquero y hasta se animó a taparle un penal a Macri, fue el autor de un golazo de tiro libre. Festejó con Andrés Ibarra, el ministro de Modernización, y con Ignacio Pérez Riba, jefe de gabinete del Ministerio de la Producción de Francisco Cabrera. Los goles del equipo presidencial fueron anotados por Marcos Peña y Fernando de Andreis, que integraron el dream team con Rogelio Frigerio, Sebastián García de Luca e Ivan Pavlovsky.

FÚTBOL II. Días pasados, en un restorán del microcentro porteño cercano a la sede de la AFA, dos dirigentes de clubes compartían un frugal almuerzo en medio de las febriles negociaciones para recomponer la situación que colocó al borde del colapso a todas las divisionales del fútbol de ascenso y comentaban una curiosa situación. Al parecer, una institución deportiva pariente del Independiente de Avellaneda, con sede en una bella ciudad serrana, pero de una categoría amateur, recibió un suculento aporte monetario de la anterior gestión de la ANSES en concepto de publicidad, aunque quedó sin abonar una parte de ese contrato publicitario. Mientras muchos se preguntan hoy por qué se destinaron fondos equivalentes a miles de jubilaciones mínimas a una institución cuyos fines poco tienen que ver con los intereses de los jubilados y pensionados, un senador provincial -sin reparar en lo injustificado de dicha donación- está efectuando gestiones para cobrar el dinero que quedó pendiente. Increíble pero real.

INFLACIÓN. Con el INDEC al fin difundiendo datos, llegó la inflación al ticket para sentarse en la mesa de Piola, el grupo variopinto que se entrega a las sobremesas de los viernes, invitados por el consultor Raúl Timerman. Trepó a $ 350 el cubierto sin contar el vino que es, siempre, una gentileza del anfitrión. El viernes, los paladares se entregaron a un Serbal Malbec 2015, de bodega Atamisque, vino de Tupungato, en el Valle de Uco a 1300 metros sobre el nivel del mar. Se brindó para celebrar, en ausencia, el cumpleaños de Manuel Mora y Araujo, Manolo que prefirió razonablemente la compañía de sus nietos para pasar la jornada. Al elenco piolista de cada viernes, se sumaron otros comensales. Timerman, Rafael Follonier, Soledad Peralta, Jorge Kirszenbaum, Eduardo De la Rúa, Enrique del Azar y Marcelo Von Schmeling, Roberto Reale y Guillermo Galetto -ambos funcionarios de Quilmes-, el comisario RE Daniel Salcedo, que fue jefe de la Bonaerense en tiempos de Daniel Scioli y es, ahora, perito de parte por las hijas de Nisman y, además, Federico Storani, hombre de muchas anécdotas y extenso CV político. El repaso de los temas de la semana llegó hasta María Eugenia Vidal. Timerman se lanzó con un diagnóstico más político: Si María Eugenia Vidal hubiese surgido del peronismo ya se estaría hablando de ella como la próxima presidenta de la Nación. No lo es pero tiene, a su lado, a muchos peronistas: Federico Salvai, salteño, tiene base y formación peronista, además de otros como Cristian Ritondo, ministro de Seguridad, que es peronista y fue, entre otras cosas, funcionario de Carlos Corach. Ritondo fue uno de los pocos macristas que se niega a desafiliarse al PJ para afiliarse al PRO, algo que sí hizo su amigo, Diego Santilli. Storani, locuaz, habló del radicalismo, ahora socio de Macri en el gobierno. El tema lo llevó, de rebote, a Scioli. Yo lo conocí a Daniel pero cuando era radical, porque Daniel era muy radical y era amigo de Alfonsín contó el diputado. En verdad, el más amigo de Alfonsín era José, el padre de Scioli. Sobre el radicalismo, lamentó que a pesar de tener base territorial, le falta candidato y anticipó, o interpretó, que la UCR va a pulsear para ir a una PASO en Cambiemos. Fue más lejos: arriesgó que si esa posibilidad el PRO no se la da, en algunas provincias podrían ir por afuera. Hubo más historias sobre el origen de La Coordinadora, espacio que en los 80 le daría una base de dirigentes jóvenes a Alfonsín. De ahí vienen Storani, Jesús Rodríguez, Marcelo Stubrin y Coti Nosiglia, entre otros. Hay cierta tentación a comparar a La Cámpora con La Coordinadora radical. Storani se zambulló en un pliego histórico más puntual. El segundo y tercer comandante del ERP eran radicales dijo y recordó que, incluso, el padre de Mario Santucho era de base radical. El radicalismo formó parte de ese movimiento para contener y combinar la lucha contra la dictadura dijo Storani. Von Schmeling acotó que la hermana del Coti era del ERP. Se llamaba María Magdalena, alias Pupi.

Vamos a terminar con un chiste de religiosos.

Un sacerdote joven, recién ordenado, se siente muy nervioso cuando empieza a escuchar las confesiones de algunas mujeres de la parroquia. Entonces, en busca de consejo, recurre a un cura más viejo. Éste le dice:

-Hijo mío, lo más importante es la serenidad interior y la actitud corporal. Debes sostener tu barbilla con dos dedos, mirar hacia abajo, escuchar atentamente la confesión y no interrumpir en lo más mínimo a la feligresa. Lo más indicado es el silencio pero, si tienes necesidad de intercalar alguna frase, sólo dí cosas breves como Entiendo, o Sí, hija mía, adelante.

El cura joven vuelve a su iglesia y pone en práctica las instrucciones. Un mes más tarde, concurre nuevamente a lo de su consejero para darle las gracias. Entonces, éste le comenta:

-¿Viste de cuántas cosas más te enterás ahora? Yo al principio decía: ¡Guauuu! ¿Y qué hicieron después?

Dejá tu comentario