22 de enero 2018 - 00:00

Charlas de quincho

Quinchos internacionales. Macri, en viaje a Moscú, Davos y París, tomó toda la atención y vació reuniones locales. El Gobierno, atento a dichos del papa Francisco en Perú sobre la política local que hicieron finalmente agradecer que el Pontífice no quiera venir al país. El Presidente y su esposa en Francia, justo para el funeral de la máxima estrella gastronómica local. Trump, Davos y protestas en NY. Todo en duda durante esta semana. P. 2

Quejas. Nueva York aturdido por manifestaciones contra Donald Trump en la víspera de la mega protesta nacional de las mujeres contra el presidente estadounidense
Quejas. Nueva York aturdido por manifestaciones contra Donald Trump en la víspera de la mega protesta nacional de las mujeres contra el presidente estadounidense
• Una semana sin Mauricio Macri y con mucha exposición que se verá desde Europa. Ese panorama es el que manejaba el Gobierno este fin de semana casi con un remanso tras días de sofocones con el escándalo por el servicio doméstico de Jorge Triaca, la batalla (¿final?) contra sindicalistas con obscenos casos de corrupción de por medio y, a pesar de eso, una reforma laboral que de nuevo comienza a deshilacharse. De todo ese espectro la novedad pasó por la puesta en escena ahora sin anestesia de la riqueza sindical privada. De ese proceso, en el que ya entró también Hugo Moyano aunque aun sin definiciones judiciales terminantes, las empresas por ahora toman una sola referencia clave: la confirmación del jefe de Gabinete de que la reforma laboral, tal como había sido explicada hasta ahora, sólo podrá ver la luz en cuotas y a largo plazo. Como había pedido Miguel Pichetto (de reposo por estos días en el nacional balneario de Las Grutas), primero se hablará del blanqueo laboral y luego habrá un "veremos" para el resto del paquete. Eso implica que hasta marzo no comenzarán las conversaciones en serio sobre qué tramo de la reforma laboral se votará. Mientras tanto, Triaca mantendrá un perfil bajo cuando regrese de vacaciones y las conversaciones entre el Gobierno y los sindicalistas irán moldeando en la intimidad los acuerdos que habrá que esperar para ese momento.

• Macri partió ayer a la tarde hacia Moscú para arrancar con esa gira que lo llevará a una cumbre con Vladímir Putin, después a la cumbre de Davos y hacia el fin de semana a París para el encuentro (junto con la reunión con el ruso, lo más importante de este viaje) con Emmanuel Macron. Mientras Macri y su esposa Juliana subían a la clase business de Lufthansa para volar a Fráncfort y de allí a Moscú, en Lima el papa Francisco lanzaba una llamarada contra la política latinoamericana como nunca se había escuchado. "¿Qué le pasa a Perú, que cuando uno deja de ser presidente lo meten preso?", dijo allí. La frase, junto con otras en las que Bergoglio no tuvo la más mínima preocupación de que lo acusaran de entrometerse en temas internos de Perú, sonó en todo el continente. En esos términos fue casi un bálsamo para Macri ya que la gira por Chile y Perú terminó, por una u otra razón, con banquinazos políticos serios para el Papa y para los gobiernos locales. En la Casa Rosada agradecían ayer el rechazo de Bergoglio a hacer una visita al país. La agenda de la gira de Macri comenzó desde ayer a tener algunas incógnitas, sobre todo en el tramo final. Ya está descartado un encuentro con Donald Trump en Davos, básicamente porque el estadounidense llegará a esa ciudad el mismo día que Macri inicie la vuelta hacia París. Ayer tampoco estaba claro cuáles serán las condiciones de la visita de Trump con el shut down presupuestario que decretó la no votación en el Congreso de la habilitación de fondos para que funcione la administración pública. En ese país la deuda y el gasto los habilita el Congreso y aunque sea una formalidad, se cumple a rajatabla con el cierre de oficinas y el recorte de sueldos a empleados cuando las partidas no están habilitadas a tiempo por el Capitolio. En estas tierras el gasto y las partidas también dependen de autorizaciones en el Congreso; al menos eso dice la Constitución nacional, pero lo cierto es que la administración no se cierra nunca y menos se deja de pagar sueldos a empleados. Imposible con una ley de estabilidad del empleo público que es draconiana y un sindicalismo que incendiaría el país si al Gobierno se le ocurriera no generar más déficit hasta que el Congreso no se lo aprobara.



• El regreso, temporal, de Punta del Este, de empresarios y visitantes varios dejó anécdotas que alimentan los quinchos de verano residuales. Frente a la realidad argentina que, aunque tenga reforma tributaria mediante, no afloja la presión impositiva sobre los bolsillos de los contribuyentes, se reconoce el éxito de la estrategia uruguaya en devolver el IVA a los turistas que consumen en restaurantes o inclusive por la compra de bienes y servicios. Sólo por ese ítem, por la diferencia de precios con los delirios que volvieron a convalidar las listas de precios restaurantes y hoteles en la costa argentina se justifica el aluvión que pobló las playas uruguayas. Dos datos: la concurrencia de paraguayos y brasileños fue también histórica, al igual que boom inversor que se detecta en el mercado inmobiliario del Este. Además, se reconoció que, pese a algún episodio aislado, la seguridad en las calles en el Este hizo que todos los argentinos con hijos adolescentes tuvieran vacaciones más tranquilas. Una sentencia extra que se escuchó de muchos recién llegados: los uruguayos han hecho un esfuerzo por desplegar en Punta de Este carnes premium en los principales restaurantes de la zona. A los carniceros locales les espera un dolor de cabeza a la hora de las comparaciones. Toda la tranquilidad se esfuma, de todas formas, a la hora de cruzar el Río de la Plata. Está claro que los monopolios son la madre de la mediocridad empresarial; este diario lo ha sostenido desde su fundación. De ahí que las únicas quejas formales que se escuchan sobre los veraneos en el Este son por el servicio de Buquebus y sus controladas. Se alega que los barcos están, aunque sólo sea en materia de hotelería, en malas condiciones de mantenimiento, sobre todo en tapizados y alfombras. Hubo un esfuerzo entre quienes viajaban por alimentarse antes de subir a los ferries ya que el servicio de comidas es, además de tan básico como la góndola de una estación de servicio, de un costo bochornoso. Vale poner como ejemplo que un directivo de un banco, con nombre de origen chino, bajó bramando porque le cobraron $60 un clásico "conito" de dulce de leche. Los costos del monopolio también explican por qué este año Colonia fue vedette como puesto de llegada y salida desde Uruguay hacia Buenos Aires y por qué también fue tan demandado el buque lento contra los rápidos. Hay acuerdo general en que las tarifas locales no tiene comparación alguna con similares en otros ferries del mundo. A bordo, con maltrato en la carga de bodega incluido, solo se escuchaban pedidos para que algún día todo se terminara con la construcción del puente que, todos sabemos, por ahora no se hará.

• Los argentinos que poblaron Nueva York el fin de semana, algunos por vacaciones y otros por lanzamientos varios que vendrán en poco más de un mes, se vieron abrumados por las manifestaciones en contra de Trump que se anticiparon en esa ciudad. En los carteles y pins que portaban manifestantes mujeres y hombres en la víspera a la gran marcha de las mujeres en contra de las definiciones del republicano el más elocuente era "Don't grab my pussy", fuerte pero una respuesta a la afirmación en ese sentido que hizo el propio presidente sobre mujeres y televisión. En Nueva York la marcha arrancó en Columbus Circle, entró por la calle 59 y subió luego por la Avenida de las Américas. Cerca de 40 personajes insultaron a Trump de todas formas posibles también con gorros que llevan la palabra "pussy" (vagina en castellano, aunque otra acepción, sea "gatita"), elevada ahora al lenguaje político como nunca. Mas allá de esas consignas la furia antiTrump de las mujeres (sobre todo cuando la marcha pasaba por alguno de los múltiples edificios con su marca) y la reivindicación de Hillary Clinton fueron lo más fuerte del fin de semana en Nueva York. En esa ciudad tres datos colmaban los comentarios, sobre todo del mundo financiero. Michael Bloomberg está haciendo inversiones megamillonarias para modernizar los edificios donde funciona su agencia de noticias economico-financieras, en especial en la sede de Londres, la segunda en importancia. Precisamente en Nueva York, en One Beacon Court sobre la planta baja del Bloomberg Tower, se generó una triste noticia para los amantes de la gastronomía de alto vuelo: el cierre del mítico restaurante Le Cirque que, se alega, dará paso a otros emprendimientos modernizados. Como sea, habitues del mundo financiero se despiden del salmón ahumado con humo en el propio plato del comensal o la ensalada de langostas que tenía poca competencia en la gran manzana. Otra polémica, aunque mas popular: Nueva York decidió copiar a Londres para intentar controlar su tránsito y cobrará a cada automóvil un fee de u$s11.50 para ingresar a la ciudad. La protesta ya estalló porque en realidad lo que se pide es que restrinjan el acceso de camiones de gran porte a la isla que es lo que los neoyorkinos consideran que les complica la vida.

Reconocimiento. Francia rendía homenaje ayer a Paul Bocuse, el chef por excelencia de estos tiempos, que falleció el sábado pasado. Mauricio Macri llegará a París el mismo día de sus funerales.

• Macri llegará a París el próximo viernes. No es el mejor día para aterrizar en ese país. Casi al mismo tiempo se estarán llevando adelante en Lyon los funerales de Paul Bocuse que fallecíó el sabado en la misma casa en la que había nacido. El padre de la nueva cocina francesa fue para su país mucho mas que eso. La prueba podía verse ayer en Les Halles, el mercado de Lyon que el hizo famoso en todo el mundo, donde marchaban en procesión cientos de franceses y fanáticos de la gastronomía para rendirle homenaje. Bocuse fue mas que el chef francés mas conocido de la era moderna. Cuando la cocina francesa parecía reducirse cada vez mas a reductos nacionales Bocuse la relanzó al mundo y con ello también el apetito internacional renovado por la producción de alimentos franceses. Se transformó en un héroe económico también que alimentó la industria del turismo, la grastronomía y la exportación de alimentos franceses. En medio de ese funeral llegarán Macri y Awada a París, pero no estarán gastronomicamente afectados. Emmanuel Macron y su esposa Brigitte los agasajarán con una cena de honor en el restaurante de La Monnaie, de París. Allí el que manda entre los fuegos es Guy Savoy que aún festeja que en 2016 su restaurante fuera elegido como el mejor del mundo dentro de la mítica «La Liste».

• Hoy vamos a terminar con un chiste feminista:

Al cumplir la edad reglamentaria un señor se presenta en el ANSES a tramitar su jubilación.

La funcionaria detrás de la ventanilla le pidió el DNI para verificar la edad y la identidad.

El hombre busca en todos los bolsillos pero finalmente cae en la cuenta que había dejado el DNI en la casa.

Le avisa a la funcionaria que lo sentía mucho, que iría a la casa y volvería más tarde. A lo que la funcionaria le responde :

- "Desprendase la camisa"

El hombre muestra sus abundantes vellos canosos del pecho

-"Esos vellos canosos son prueba suficiente para mí..." , dijo la mujer y puso en marcha la solicitud.

Al volver a la casa, el hombre le cuenta emocionado a su mujer lo sucedido

Entonces ella le dice:

-Te hubieras bajado los pantalones, a lo mejor te daban también la pensión por invalidez!!!

Dejá tu comentario