Trump repudia el cierre de plantas de GM y la amenaza con represalias

Edición Impresa

La compañía había anunciado un severo redimensionamiento, que implicará 14.000 despidos. El presidente se quejó de la preferencia de la empresa por México y China.

Washington - Donald Trump amenazó ayer con “eliminar todos los subsidios” a General Motors (GM) luego de que la empresa anunciara cierres de plantas en estados políticamente clave para el presidente republicano.

“Muy decepcionado con General Motors y su CEO, Mary Barra, por el cierre de plantas en Ohio, Michigan y Maryland”, escribió ayer el mandatario en Twitter. “No se está cerrando nada en México y China. Los Estados Unidos salvaron a General Motors, ­y estas son las GRACIAS que recibimos!”, añadió.

Luego, el presidente advirtió que están pensando en cortar “todos los subsidios de GM, incluidos los de los autos eléctricos”.

“General Motors hizo una gran apuesta en China hace años cuando construyeron plantas allí (y en México); no creo que la apuesta vaya a dar frutos”, siguió el republicano. “Estoy aquí para proteger a los trabajadores de Estados Unidos!”, aseguró.

Sus advertencias llegaron un día después que GM anunciara un recorte del 15% en su plantel de trabajadores y el cierre de cinco plantas en Estados Unidos, dos de ellas en Michigan y Ohio, estados clave en los que Trump ganó ajustadamente en la elección de 2016.

La cantidad de empleos que la determinación hará que se pierdan en Estados Unidos llega a 14.000. Asimismo, se detendrá la producción de seis automóviles tipo sedán.

GM dijo que su decisión se basó en las débiles ventas de autos pequeños ensamblados en esas dos fábricas e indicó que quiere orientar sus esfuerzos hacia los autos autónomos y tecnologías nuevas.

Entre los modelos discontinuados se cuentan el Buick LaCrosse, cuyas ventas cayeron de enero a septiembre un 14,2%; el Cadillac CT6, con un 10,6% menos; y el Cadillac XTS, cuyas ventas subieron un 15,9%, en su mayoría para compañías de limusinas y taxis.

Es el único auto que GM hará desaparecer y que tuvo mejores resultados en los primeros nueve meses de 2018 que en los primeros nueve meses de 2017.

De acuerdo a un análisis de la automotriz, los clientes de América del Norte prefieren las SUV, crossovers, hatchbacks y camionetas, en lugar de los sedan.

Los fabricantes estadounidenses de vehículos también están sufriendo por los aranceles al aluminio y al acero impuestos por la Casa Blanca, pero GM dijo que eso no incidió en su decisión.

Actualmente Estados Unidos ofrece subsidios de entre 2.500 y 7.500 dólares por cada vehículo eléctrico dependiendo del modelo. GM produce el totalmente eléctrico Chevrolet Bolt, pero ese tipo de auto aporta muy poco a los ingresos de la compañía.

El presidente del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, dijo a los periodistas, mientras repasaba la agenda del presidente para el G-20 en Buenos Aires, que podría haber noticias sobre la acción de la Casa Blanca con respecto al anuncio de GM.

“Creo que hay una tremenda decepción que incluso se convierte en enojo”, dijo Kudlow.

Consultado sobre la posibilidad de ayudar a los 14.000 trabajadores que serán despedidos, así como los subsidios para los agricultores afectados por los aranceles chinos, Kudlow dijo que la CEO de GM, Mary Barra, le había dicho que se habla de transferir a al menos algunos de los trabajadores a otras plantas en Texas o Michigan. Kudlow agregó que no descartaría posibles acciones adicionales para “mejorar” el problema.

Agencias AFP, ANSA y Telam

Dejá tu comentario