Choque satelital

Edición Impresa

Un hecho espectacular se produjo ayer en el espacio.

Se trata del mayor accidente de la historia. Ocurrió al chocar un satélite estadounidense con uno de origen ruso.

Una fotografía que ahora recorre el mundo, nunca vista.

La colisión se dio entre el satélite ruso Kosmos, de 900 kg, y la nave estadounidense, de 560 kg, a unos 800 km de altitud.

Los analistas están trazando las coordenadas de cada uno de los restos desprendidos debido a los riesgos que podrían causar sobre el telescopio Hubble y otras naves.

Dejá tu comentario