“Clima de guerra” en Brasil: es el país con más homicidios del mundo

Edición Impresa

Una persona es asesinada cada diez minutos. El noreste y Río de Janeiro son las regiones más castigadas. Le adjudican la crisis a la impunidad y la inacción del Estado.

Río de Janeiro - Con más de 800.000 muertos en los últimos quince años, en su mayoría jóvenes negros, Brasil es el país donde más se mata en el mundo en el siglo XXI, más que en la guerra de Siria o de Iraq, con 143 víctimas por día, una cada diez minutos.

Así de contundentes son las cifras del informe "A guerra do Brasil", un minidocumental del diario O Globo que desgrana los números de la violencia en el país desde 2001 y los compara con conflictos bélicos internacionales para situarlos en su auténtica dimensión.

Entre 2001 y 2015, de acuerdo con la investigación, se registraron en Brasil 786.870 homicidios -a los que se suman otros 61.000 contabilizados por organismos de Seguridad en 2016-, el 70% provocados por armas de fuego y con víctimas que, mayoritariamente, fueron jóvenes negros. Las cifras superan a los 330.000 víctimas fatales de la guerra de Siria y a los 268.000 del conflicto de Iraq, y equivalen a la población de ciudades como Sevilla o Fráncfort.

"Es como si Brasil sufriese un ataque de bomba atómica por año. No podemos convivir con ese nivel de violencia letal", alertó recientemente el director del Fórum Brasileño de Seguridad Pública, Renato Sergio de Lima, cuando presentó las cifras de violencia del año pasado, que dejaron un saldo equivalente al provocado por la bomba nuclear lanzada sobre Nagasaki en 1945.

La violencia no da tregua y se vuelca especialmente en los jóvenes negros -cerca de 450.000 en quince años-, pero no perdona a los más indefensos, como los 1.300 menores de un año y los 28.400 ancianos fallecidos entre 2001 y 2015.

En el informe se critica la incapacidad de los sucesivos gobiernos para afrontar un problema que se convirtió ya en crónico y que sacude con especial contundencia a los estados del norte y noreste del país y a Río de Janeiro.

Río es "el retrato triste de la violencia en el país", con 95.000 muertos en quince años, una media de 17 homicidios por día y donde tres de cada cuatro fueron víctimas de arma de fuego.

Esta escalada de violencia responde a muchos factores, desde la impunidad, a la fragilidad de las investigaciones y la falta de implicación del Estado, explicó César Muñoz, de Human Rights Watch en Brasil.

La actuación de la policía, si se mantiene en los parámetros actuales, "en lugar de ser una solución se convirtió en parte de un problema", lamenta el activista. "Es fundamental la cooperación de la comunidad, que las personas denuncien y que estén dispuestas a declarar como testigos, que hablen con la policía, pero la gente tiene miedo y es justificado porque hemos visto un aumento extraordinario de la letalidad policial", continúa.

Las instituciones tampoco están a la altura: "No hay una respuesta adecuada e inteligente de las autoridades", opina Muñoz, que considera que medidas aprobadas recientemente en el Congreso, como la que impide a la justicia civil investigar la actuación de las Fuerzas Armadas cuando hay víctimas, constituyen "un gran retroceso, que viola los estándares de derecho internacional".

La conclusión es desgarradora. En un país con 143 asesinatos por día, es decir 1 cada diez minutos, "alguien, en algún lugar del país fue asesinado ahora, mientras estás viendo este video". "En unos minutos más, la víctima será otra", concluye.

Agencia EFE

Dejá tu comentario