Cobos complica al radicalismo ahora también en Córdoba

Edición Impresa

Julio Cobos demostró en las últimas 24 horas que tiene influencia suficiente dentro de los rebeldes del radicalismo como para complicar no sólo el acuerdo entre el Comité Nacional partidario y Elisa Carrió, sino también el cierre de listas de la UCR en varias provincias.
Ayer el vicepresidente se reunió en el Senado con el ex intendente de Córdoba Rubén Martí y con Ramón Mestre (hijo) en su despacho del Senado. Ambos militan en contra del acuerdo entre la UCR que dirige Mario Negri y Luis Juez, al punto que ayer hubo en la provincia una guerra entre los dos grupos.
Desde el radicalismo acusan a Martí -que pretende ir junto a la UCR en listas unificadas, pero bombardea el acuerdo con Juez- de trabajar a favor de Néstor Kirchner. Lo cierto es que, curiosamente, Cobos, que mantiene un diálogo fluido con Martí casi como su fuera su representante en el radicalismo no oficial cordobés, termina dando aire a una operación en la que el radicalismo termina golpeado y, con ello, sus chances de unificar un frente con el PJ en la provincia. Así, en Córdoba la posibilidad de un acuerdo entre la UCR, la Coalición Cívica y Juez se vuelve cada día más confusa.
«A Cobos lo confunden. Viene a verlo Martí y le dice que quiere ser candidato a senador por Córdoba por un radicalismo unificado. Pero después Martí sale a decir que no va a estar en la lista de senadores. Lo curioso es que cuando viene a ver a Cobos, también lo ve a Parrilli», confesaba anoche un dirigente del radicalismo cordobés.
Ayer los cruces entre Negri y Martí llenaron la tarde cordobesa, después de que atacó directamente el acuerdo entre la UCR y Juez. Es posible que el largo brazo de Néstor Kirchner esté detrás del ataque de ayer de Martí a ese acuerdo, pero el problema es que al ex intendente de Córdoba Capital la historia lo condena: «Él apoyó la Concertación Plural. El 30 de marzo de 2007 lo llevaron en avión y le dio el apoyo a Kirchner. Hace nueve años, cuando dejó la intendencia, dijo que Germán Kammerath podía ser un buen administrador. Me alegra que ahora Martí esté trabajando por la unidad del radicalismo, como dice, pero ya tuvo oportunidad de votar candidatos propios del partido y le dio el apoyo a Kirchner y a Schiaretti», bramaba ayer Negri.
El presidente de la UCR cordobesa sabe bien de qué habla: mientras Martí circulaba por esos sinuosos caminos de la Concertación Plural, él peleó como candidato a gobernador de la provincia (sin pronóstico de éxito), lo que abrió un abismo entre ambos.
Para Negri, no hay dudas de las intenciones de Martí: «Lo interesante de esto es la forma brutal en que el Gobierno quiere jugar en Córdoba, porque sabe que pierde la provincia. A Kirchner, que destruyó la UCR, ahora le dio un ataque de identidad partidaria: hay que preservar el radicalismo, parece decir».
El armado de la lista de la alianza opositora en Córdoba tiene sus complejidades. Juez necesita apoyarse en la estructura de la UCR para ser senador, pero ningún radical quiere ser su segundo, porque si pierde frente al peronismo, la oposición sólo meterá un senador.
En la lista de diputados, el primer lugar está reservado para el radicalismo, el segundo para Juez y el tercero de nuevo a la UCR. En ese acuerdo ya entraban con fórceps Negri, Oscar Aguad (que hoy preside el bloque radical de Diputados) y el propio Juez. Pero si Martí intenta ingresar, el acuerdo estallará.
De ahí que le sea tan fácil a Martí desarmar desde afuera ese equilibrio. «El acuerdo con Luis Juez lo tiene que resolver el Congreso partidario», dijo ayer el ex intendente de la capital cordobesa. «Lo que no se ha hecho bien por la dirigencia de nuestro partido es llevarlo un poco por la ventana a Juez a la Casa Radical».
Martí, que no descartó una alianza con el radicalismo en la provincia, pero para las elecciones de 2011, subió ayer a Mestre por encima de la figura de Negri, en otro gesto contra la estructura oficial de la UCR local, dijo: «Mestre va tratando de ir para adelante y crecer; Negri, por la edad que tiene, ya no puede crecer más, va a quedar con la misma altura que tenía», dijo con ironía sobre el presidente de la UCR provincial y máximo impulsor del acuerdo con Juez que tanto preocupa al Gobierno.

Dejá tu comentario