18 de abril 2013 - 00:00

Como un viejo chiste de Charly García

Charly García convocó anteanoche a una conferencia de prensa para  ensalzar el disco de vinilo, tachar al CD de  ser “una milanesa napolitana”, pero sobre todo para  publicitar su nuevo  lanzamiento.
Charly García convocó anteanoche a una conferencia de prensa para ensalzar el disco de vinilo, tachar al CD de ser “una milanesa napolitana”, pero sobre todo para publicitar su nuevo lanzamiento.
Fue como un chiste de Charly García, como en sus viejos tiempos de desaguisados. Anteanoche, convocó para una "conferencia de prensa" en un bar/discoteca de Palermo a la que fueron algo más de un par de cientos de periodistas y no tanto (al menos, por sus exteriorizaciones posteriores aparecían más como fans que como hombres de prensa). Charly llegó al lugar en limusina negra, acompañado por sus viejos amigos Fabián "Zorrito" von Quintiero, Carlos "Negro" García López y la joven Rosario Ortega. Fernando Samalea, otro de los músicos de su banda, llegó escoltándolo en una motocicleta. Y adentro lo esperaban Palito Ortega y Fito Páez. Hubo pizza y cerveza para los invitados en la larguísima espera de unas dos horas respecto de lo anunciado.

Hasta que comenzó algo insólito. Primero subió Dala, un joven músico (así de presentó), hijo del rockero Juanse, que hizo una introducción en apoyo al disco de vinilo, y asoció la bandeja giradiscos con el fogón en el que la gente se junta a escuchar música. Luego, desfilaron cuatro de los DJ's más veteranos, Carlos Alfonsín, Nico Cota, Cristian Peralta y Alejandro Pont Lezica, que sería por un rato el maestro de ceremonias. Fueron ellos entonces quienes hicieron oír ocho de las 18 canciones que integran el álbum doble, en vinilo, que se estaba presentando.

Piezas conocidísimas, para fans de Charly y para quienes sólo prenden la radio cada tanto. Porque esas canciones, como las restantes que forman parte de estos dos discos, ya fueron escuchadas muchas veces y ya estaban, aún en estos registros, editadas en una caja de tres CD's y tres DVD's que García hizo sobre sus anteriores presentaciones en vivo del teatro Gran Rex. Aquello, como esto, se llamó "60 x 60"; y con honestidad hay que decir que lo que allí se escuchó no permitió percibir, si es que las hubo, las diferencias a favor del sistema analógico por sobre el digital.

Luego llegó algo parecido a la prometida conferencia de prensa, con Charly fumando y bebiendo té, sentado en un sillón y respondiendo, con organizada desprolijidad, una serie de preguntas. Por cierto, elogió el sonido del vinilo por sobre el CD, al que comparó con una milanesa a la napolitana; y lo más jugoso fue que prometió para setiembre la aparición de una suite u obra integral que, seguramente, saldrá también en formato milanesa. Gran chiste de García, como tantas veces, para poner en la atención de todos un material que la prensa y su público ya conocían de memoria.

Ricardo Salton

Dejá tu comentario