“Comprar con el rumor...

Edición Impresa

...vender con la noticia. Un ejemplo práctico de lo que es una de las máximas más antiguas -nunca avejentada- de los mercados bursátiles. Y ayer, ya con todo conformado en el traqueteado «acuerdo» para que los griegos pudieran seguir en carrera dentro del euro, una buena parte de los indicadores de Bolsa actuaron entre la languidez del no dejar nada, hasta consignar algunos índices con bajas.

Otra máxima, no bursátil, pero que se ajusta a estos casos, es la que nos legara Julián Marías -filósofo español- al decir: «Cuando se sabe lo que va a pasar, no puede pasar nada, puesto que ya pasó...». Y lo de Grecia ya había sucedido antes de tiempo en la mente de los operadores, que ayer ya se colocaron más allá y viendo que por más que salga de lo inmediato el verdadero problema de los griegos es ver de qué modo pueden sustentarse por sí mismos. Tanta desconfianza les tienen a estos gobernantes que la enorme suma aportada irá a una «cuenta especial» solamente disponible para pagarles a los acreedores. Y está todo dicho. Ni la Bolsa de Atenas festejó con repuntes; varios colegas -como Madrid y Londres- fueron hacia atrás. Y el Dow Jones se limitó a cuidar el terreno previo, para finalizar en un simbólico 0,12%, insípido.

Acaso la nueva preocupación, precio del petróleo y su escalada envuelta en turbulencias, tome ahora el primer plano de los comentarios. Acciones argentinas en Nueva York se comportaron nuevamente sólidas en general, con acento muy firme en el sector de bancos. Hoy se reintegra Buenos Aires al circuito, sin tener demasiado que reflejar con retraso (salvo esos movimientos en Wall Street sobre papeles locales).

Terminó un capítulo de la tragedia griega, se verá qué pasa a ser figura desde ahora. La Bolsa, largando.

Dejá tu comentario