Con remate muy liviano

Edición Impresa

No sirve de mucho la última rueda semanal en el recinto local, a partir de un ritmo de negocios que volvió a la indigencia y quedando varios puntos debajo de una imaginaria línea de pobreza bursátil. Esto resultó el protagonista de la fecha, quedando los movimientos de precios apenas como una anécdota y tampoco ostensible en sus saldos. Chatura que partió del exterior, donde todo retornó a las bases de la incertidumbre y con un nivel parecido para el andar del Dow Jones y del Bovespa. Ambos, con cerca de un medio por ciento de desnivel negativo.

Buenos Aires y su Merval no se instalaron lejos de lo que marcaron sus colegas, acusando en el cierre una baja del 0,33% entre su cuadro de líderes. Y la participación adversa en la plaza de Tenaris, cayendo en más del 1%, resultó el condimento ponderado principal para culminar la fecha en «rojo». Diferencias parejas, con 23 papeles con aumentos y 25 descendiendo, donde se destacaron -por las alzas- las plazas de Introductora, con el 7,3%; Garovaglio y el 4%, después DYCASA subiendo el 3,4%. Comercial, Capex e Hipotecario fueron podio mayor en las bajas del día. El volumen efectivo operado no llegó a los $ 23 millones, una marca francamente contractiva y que más bien lució como defensiva, evitando rebajas mayores por la adecuación de la oferta a la escasa fuerza tomadora. La semana: el Dow Jones sumó apenas el 0,85%. El Bovespa decayó casi el 5%. Y lo hecho por el Merval casi llama al asombro. Suba del 5% en el período, cuando la sensación global era para suponer un pasar mucho más discreto. Acaso por la palidez de las últimas sesiones que desmejoró su imagen. Pronóstico reservado para lo siguiente. La Bolsa, a vela.

Dejá tu comentario